¿Es mejor hornear o asar el pescado?

Cocinar mariscos regularmente es una manera atractiva de cocción de bajo estrés para comer más saludable. El pescado es una buena fuente de proteína de alta calidad, e incluso los pescados grasos son relativamente bajos en grasas saturadas y altos en ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón. Por supuesto, tu elección de los métodos de preparación también es importante. El pescado rebozado y frito no es una comida sana en ningún estándar. Hornear y asar a la parrilla son mucho mejores opciones, agregando poca o ninguna grasa adicional. Ningún método es intrínsecamente superior, así que elige lo que sea mejor para una comida específica.

Técnicas de asar versus hornear

Tanto el horneado como el asado tendrán lugar en el horno, por lo que las diferencias entre las dos técnicas podrían no ser inmediatamente evidentes. Cuando cocinas pescado, el calor es llevado a través del horno por corrientes de aire caliente lentas. Es una manera relativamente ineficiente de transferencia de calor, lo cual para la cocción toma un tiempo relativamente largo. Los hornos de convección, que usan un ventilador para hacer circular el aire caliente, pueden acortar considerablemente el tiempo de horneado. Cuando asas el pescado, se coloca más cerca del elemento en la parte superior del horno. No es el aire caliente que cocina el pescado, sino la energía infrarroja irradiada desde el propio elemento. Es un método de cocción más rápido, pero con algunas limitaciones.

Pescado para asar

No todos los tipos de pescados son adecuados para asarlos. Los mejores son los pescados con altos niveles de aceites naturales, como el salmón, la caballa y pez espada. Su grasa natural proporciona un grado de protección contra la cocción en exceso bajo el intenso calor de la parrilla, y se dorarán maravillosamente. Los pescados moderadamente magros, como el bacalao y la merluza, pueden ser asados con éxito si se pincela la superficie con un glaseado protector o una capa delgada de aceite para cocinarlos a alta temperatura. Los filetes muy magros, finos y delicados, como el lenguado, va de crudo a cocido en exceso en un instante y son muy difíciles de asar con éxito.

Pescado para hornear

Asar a la parrilla requiere una atención constante, porque es muy fácil cocinar en exceso el pescado. Hornearlo es un asunto más relajado, debido a que las temperaturas utilizadas son más bajas . El pescado entero, los filetes grandes o el pescado especialmente magro y frágil pueden hornearse a temperaturas entre 300 y 350 grados Fahrenheit, para preservar su humedad y delicada textura. De lo contrario, el pescado que podría ser asado puede ser horneado a temperaturas más altas, que van desde 400 F a 450 F. El asador incinera las hierbas frescas y muchas otras guarniciones, pero en los pescados al horno pueden aprovechar al máximo estas opciones de sabor bajas en grasa.

Hornear en salsa

Muchas recetas requieren pescado secado al horno, colocado sobre una placa. Hornearlo en una salsa o líquido con sabor es una alternativa recomendable. Simples líquidos de cocción, como caldo de pescado o vino blanco especiado, imparten un sabor suave a los pescados con pocos o sin agregado de calorías. Las salsas más elaboradas basadas en tomates o frutas tropicales son igual de eficaces para mantener el pescado húmedo y también simplifican el proceso de preparación de las comidas. El pescado y la salsa requieren sólo un simple acompañamiento, como pasta fresca o arroz al vapor, para hacer una comida memorable.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por marcela carniglia