La mejor forma de cocinar lentamente un asado al horno

Escrito por Tom Ross | Traducido por Martín Giovana
Elige el método más efectivo de preparación para el tipo de asado.
Jupiterimages/Stockbyte/Getty Images

Cocina lentamente un asado para maximizar la ternura y sabor. Este es un método eficaz para la cocción de cortes más duros, asados menos costosos o asados magros ​​más saludables. Los asados muy duros se vuelven tiernos cuando se cocinan lento en el horno. Hornear la carne es un proceso sencillo que requiere pocos ingredientes y utensilios de cocina. Si bien el asado se cocina lento en el horno, liberas tiempo para preparar el resto de la comida.

Condimento seco

Combina tus condimentos favoritos en un tazón pequeño y mezcla bien. Frota la mezcla de condimentos en la superficie exterior de la carne. Masajea a fondo en el sector de la carne.

Coloca el exceso de la mezcla en una bolsa grande resellable junto con el asado. Sella la bolsa y colócala en el refrigerador durante 2 a 4 horas. Deja en el refrigerador durante la noche para obtener mejores resultados.

Retira el asado del refrigerador, colócalo en una olla grande o sartén asador y deslízalo en el horno precalentado a 375 grados F. Cocina la carne asada hasta que la temperatura interna, medida por un termómetro, alcance los 145 F para un término medio crudo, 160 F para mediana y 175 F para bien cocida.

Saca el asado del horno y deja reposar en la mesa durante 20 minutos antes de servir. El descanso le da tiempo a los jugos para circular por todo el asado.

Cocinar a fuego lento

Frota todas las superficies de la carne generosamente con sal de grano grueso y pimienta negra recién molida. Agrega los condimentos adicionales, si deseas, como el tomillo (thyme), el romero (rosemary) o el chile rojo.

Pincela una sartén grande generosamente con aceite de oliva y calienta en la cima del quemador de la cocina a fuego medio alto. La sartén está lo suficientemente caliente cuando una gota de agua que cae sobre ésta estalla.

Coloca el asado en la sartén dora y sella en todos los lados, hasta que se desarrolla una corteza de color marrón en todas las superficies.

Retira el asado de la sartén y colócalo en un molde para hornear con el lado de la grasa hacia arriba.

Llena el molde para hornear con 2 pulgadas de vino tinto, caldo de carne o agua. No viertas el líquido directamente sobre el asado para que no laves los condimentos.

Coloca la bandeja para asar al descubierto en un horno precalentado a 250 F. Cocina hasta que la temperatura interna alcance al menos 130 F por medio de cocción.

Retira el asado del horno y deja reposar durante 20 a 30 minutos antes de servir para dar tiempo a los jugos naturales que circulen por todo el asado.

Cocción más lenta

Combina tus condimentos favoritos, como la sal, el tomillo, el romero, el orégano, la pimienta negra o ajo en polvo en un tazón pequeño.

Coloca la carne en una asadera grande y frota todas las superficies a fondo con la mezcla de los condimentos.

Espolvorea la mezcla de condimentos no utilizada durante el asado y cubre la cacerola con papel plástico. Deja que se seque durante al menos 2 horas.

Quita la envoltura de plástico y desliza el asado en un horno precalentado a 250 grados F.

Cocina la carne durante unos 30 minutos y luego reduce la temperatura a 200 F. Continúa la cocción hasta que la temperatura interna, medida por un termómetro de punta, alcance por lo menos 145 F.

Saca el asado del horno y deja reposar durante 30 minutos para dar tiempo a los jugos naturales que fluyan de nuevo por toda la carne.

Consejo

Mezcla el aceite de oliva con los condimentos para crear una pasta y frota sobre la superficie de la carne. La pasta se adhiere a la carne asada y crea una sabrosa corteza.

Utiliza aceite de oliva, aceite de cacahuete y otros aceites de alta temperatura.