La mejor forma de aclarar rodillas y codos oscuros

Para las rodillas y los codos no es fácil. Soportan las continuas flexiones, inclinaciones y reclinaciones. Se llevan la peor parte de la fricción que generan los vaqueros duros y los suéteres rasposos. Para empeorar las cosas, la piel alrededor de las rodillas y los codos contiene menos glándulas sebáceas que brindan lubricación. Con todo este abuso, no es sorpresa que estas zonas se vuelvan gruesas y ásperas con aspecto oscuro y sucio. A pesar de que no existe un tratamiento milagroso que surta efecto de un día a otro, es posible suavizar y aclarar estas zonas de la piel.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Sal marina
  • Jugo de limón
  • Azúcar (opcional)
  • Leche en polvo (opcional)
  • Esponja de lufa, toallita o esponja de malla
  • Toalla suave
  • Crema hidratante
  • Vaselina
  • Calcetines de algodón
  • Aceite de oliva

Instrucciones

  1. Haz una crema exfoliante blanqueadora sencilla mezclando sal marina y jugo de limón para formar una pasta. Si quieres hacer algo más suave, combina el jugo de limón con azúcar o leche en polvo.

  2. Exfolia tus rodillas y codos con la crema exfoliante blanqueante cada vez que te bañes o duches. Usa una esponja de lufa, una toallita o una esponja de malla para hacer movimientos circulares suaves y refregar la mezcla en la piel seca. Hazlo por dos o tres minutos, luego enjuaga con agua tibia. Evita el agua fría o caliente, que seca la piel.

  3. Seca tus rodillas o codos con una toalla suave, por medio de golpecitos. Aplícate una crema hidratante que contenga manteca de cacao o manteca de karité mientras tu piel aún esté tibia de la ducha.

  4. Ponte una capa generosa de vaselina o de una crema espesa en las rodillas y codos antes de ir a la cama. Córtale la parte de los dedos a un par de calcetines de algodón elásticos, luego cubre las zonas que has hidratado con los calcetines.

  5. Masajea algunas gotas de aceite de oliva tibio sobre tus rodillas y codos cuando sientas que tienes la piel seca o áspera.

Consejos y advertencias

  • Si tus rodillas y codos están extremadamente secos, suaviza la piel en la ducha, luego refriégala suavemente con una piedra pómez, utilizando una crema hidratante suave, pero no limón.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por noelia menéndez