La mejor dieta para mujeres con síndrome del ovario poliquístico

Este es el desorden más común que sufren las mujeres durante su etapa fértil. Afecta a alrededor del 6% y 7% de la población femenina, y hace que la glándula pituitaria y los ovarios sobreproduzcan la hormona andrógena. Aunque se desconocen las causas, se cree que la resistencia a la insulina cumple un rol fundamental. Ya que eso disminuye la capacidad que posee el cuerpo de procesar insulina y controlar los niveles de la glucosa en sangre. Por lo tanto, se recomienda tener en cuenta ciertas consideraciones a la hora de elegir la dieta.

Una dieta baja en carbohidratos

Los expertos en nutrición y en salud realizaron muchas investigaciones relacionadas con el consumo de dietas bajas en carbohidratos, grasa y de bajo índice glucémico, y el efecto en las mujeres que sufren este síndrome, pero la Asociación Americana de Alimentación sugiere que la mejor dieta para tratar el mal de ovario poliquístico es una que contenga bajos porcentajes de carbohidratos. Los dietistas están de acuerdo con esta afirmación ya que este tipo de régimen se utiliza también para tratar la diabetes tipo 2, otra enfermedad relacionada con la resistencia a la insulina. Las mujeres diagnosticadas con SOP deben limitar su consumo de granos refinados y los carbohidratos simples como los dulces, jugos, refrescos y dulces concentrados. Estos alimentos se digieren fácilmente y producen una subida rápida de la glucosa en sangre. Al resistir la insulina, el cuerpo no es capaz de compensar este rápido repunte. Elige carbohidratos complejos, que son más altos en fibra, retrasan la digestión y la liberación de la glucosa en sangre. Los alimentos recomendados son los cereales no refinados o enteros, como el pan de trigo integral y pastas, arroz integral, cereales ricos en fibra y frijoles.

Proteínas y grasas

El consumo de hidratos de carbono complejos en combinación con la ingesta de proteínas o grasas no sólo retrasará la liberación de glucosa en sangre sino que impedirá que se eleve. Para una merienda saludable, se recomienda consumir entre cinco y seis galletas de trigo integral y queso de hebra bajo en grasa. Al planificar las comidas, asegúrate de agrupar los carbohidratos complejos con proteínas o grasas para un mejor control de la glucosa en sangre.

Otras recomendaciones

También se recomienda suplantar las grasas saturadas y trans, por las mono y poliinsaturadas. Las grasas saturadas, como las de la mantequilla, la manteca vegetal y de origen animal, son sólidas a temperatura ambiente. También se sugiere beber al menos ocho vasos de agua al día y tomar un suplemento multivitamínico y de calcio.

La importancia de realizar ejercicio

El ejercicio también es clave en el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico. La pérdida de peso juega un papel importante, ya que la obesidad y la resistencia a la insulina están directamente relacionadas. El ejercicio en sí no sólo ayuda a reducir los niveles de glucosa en la sangre, sino que también el bajar de peso puede ayudar a reducir los niveles de insulina y los andrógenos. Puede ser difícil bajar de peso ya que el síndrome lo dificulta y produce lo contrario. La reducción de la ingesta total de calorías es una manera eficaz de llegar a un peso saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por lauren clark | Traducido por eva ortiz