¿Es mejor comer antes o después de correr?

Algunos corredores prefieren comer antes y otros después, pero puedes preguntarte qué es mejor. Mientras que una parte de esta decisión se basa en cómo te hace sentir comer antes, durante y después del ejercicio, hay otros factores importantes a considerar. Dependiendo de tu rutina de correr, una comida puede ser bueno o malo.

Tiempos

Si sales a correr a primera hora de la mañana, puedes estar mejor comiendo primero. Tu última comida o merienda es probable que ya la hayas digerido, dejando poco para alimentar tu entrenamiento. Comer una comida una o dos horas antes de correr en la mañana estabiliza el azúcar en sangre y te da energía, mientras que correr sin comer puede provocar que te sientas mareado y flojo. Si prefieres correr más tarde en el día, puedes ser capaz de esperar para comer hasta después de correr. Ya que tu cuerpo ya se ha realimentado durante el día, correr antes de comer otra vez puede permitirte ir a un ritmo más rápido, ya que no tienes una comida asentada en tu estómago.

Intensidad y duración

Si tu sesión de correr durará más de una hora, deberías comer antes de empezar. Come una comida alrededor de tres o cuatro horas antes de que planees correr o come una merienda una hora antes. Esto le dará a tu cuerpo la energía que necesita para aguantar una larga serie de ejercicios. Una corrida intensa también necesita comida después para realimentar tu cuerpo, desarrollar músculos y reemplazar tus reservas de glucógeno. Una corrida corta te permite comer antes o después, dependiendo de tus preferencias.

Tamaño

La mayoría de los corredores dicen que comer una comida pesada hace que sea más difícil hacer ejercicio. Por otra parte, comer muy poco podría hacer más difícil terminar tu corrida. Elegir la comida de tamaño adecuado sobre la base de cuán pronto estarás corriendo hará tu entrenamiento más eficaz y reducirá las posibilidades de calambres o de estar más lento. Si no vas a correr durante al menos tres horas, una comida es una buena opción. Una merienda es suficiente para alimentar tu sesión de correr si estás listo para ir en menos de una hora después de comer.

Comidas

Antes de correr, los alimentos que se digieren fácilmente te darán la energía que necesitas para completar tu entrenamiento, y es menos probable que resulten en calambres. Algunas buenas opciones incluyen galletas, panecillos o pan. Una sesión de correr más larga ya requiere carbohidratos adicionales, los cuales puedes obtener de plátanos y yogur. Evita alimentos ricos en fibra, cafeína y alimentos grasos, que pueden hacerte sentir incómodo a medida que corres ya que tu cuerpo dirige la sangre fuera de los músculos y hacia tu sistema digestivo, causando calambres musculares. Si esperas a comer hasta después de correr, elige alimentos como un sándwich de mantequilla de maní, queso de hebra y galletas, frutos secos y fruta, yogur o una comida normal con proteínas, grasas saludables y carbohidratos. Estas opciones recargarán tus reservas de energía.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por mariano abrach