¿Cuál es mejor: bicicleta de ejercicios electromagnética o magnética?

Las bicicletas fijas de entrenamiento tienen muchos tipos diferentes de sistemas de resistencia, incluyendo correas tensadas, el aire y los imanes. Los fabricantes utilizan imanes en el volante para proporcionar la tensión constante durante el golpe de pedal que simula estrechamente montar una bicicleta real. Las bicicletas con un sistema de resistencia electromagnética son más fáciles de usar, y por lo tanto pueden proporcionar un mejor entrenamiento, que aquellos con frenos magnéticos manualmente ajustables.

Cambiando los niveles de resistencia

El mayor beneficio de tener frenos electromagnéticos en tu bicicleta en vez de ajustar manualmente los frenos magnéticos es que se puede llegar hasta la resistencia rápidamente presionando un botón en la consola electrónica. Si tienes que ajustar manualmente los imanes para el sistema de frenos con una perilla de tensión, la resistencia sólo cambiará tan rápido como puedas girar el botón, y el uso de un sistema manual puede hacer que se rompa la zancada del ejercicio.

Variedad de entrenamientos

Las bicicletas con resistencia electromagnética ofrecen una amplia variedad de programas de ejercicio, que no sólo te ayuda a entrenar más duro, sino también a mantener el interés en el ejercicio. La consola electrónica de la bicicleta puede variar el nivel de resistencia a intervalos específicos de tiempo a medida que sube, para simular la bicicleta al aire libre. Una bicicleta con frenos manualmente ajustados sólo te permite ejercer a una resistencia específica para una determinada distancia, tiempo o calorías quemadas.

Función magnética

Aunque la forma de mover los frenos en relación con el volante es diferente, los frenos manuales y electromagnéticos realmente funcionan de la misma manera. Ambos tipos de frenos utilizan corrientes parásitas para controlar la velocidad del volante de inercia. Walter Boyes explica en su "Instrumentation Reference Book" que a medida que los imanes se acercan al material conductor de la rueda volante, los electrones hacen girar en las corrientes elípticas en la dirección opuesta a aquella en la que la rueda está girando. Cuanto más cerca están los imanes al volante, se crea más fricción y más resistencia se siente al pedalear.

Costo

Un inconveniente de la resistencia electromagnética es que puede aumentar considerablemente el costo de la bicicleta. De acuerdo a la Exercise Equipment Expert Review Journal's Exercise Bike Guide, las bicicletas de baja calidad con frenos de resistencia manuales suelen costar menos de US$300, a partir de febrero de 2011, mientras que una bicicleta con frenos electromagnéticos podría costar US$600 o más.

Más galerías de fotos



Escrito por ryan haas | Traducido por soledad gomez