El mejor aparato de ejercicio para los muslos interiores

Los muslos tonificados no son sólo atractivos, sino que desempeñan un papel importante en la estabilización de la pelvis y la promoción de un buen equilibrio. Entender cómo enfocar con eficacia los músculos internos del muslo te ayudará a sacar el máximo provecho de los aparatos de ejercicio disponibles en tu gimnasio.

Músculos del muslo interno

Los músculos de tu muslo interno, conocidos como los aductores de la cadera, son un grupo de seis músculos distintos utilizados para sacar la pierna hacia la línea media de tu cuerpo. También ayudan en la rotación de la cadera hacia adentro y hacia afuera, y en la flexión y la extensión de la cadera. Los aductores ayudan a estabilizar la pelvis al estar de pie y y al caminar. Además de la acción en la cadera, el aductor mayor, uno de los músculos más grandes del cuerpo humano, actúa en la rodilla para promover la estabilidad, y para ayudar en la flexión de la rodilla y la rotación hacia el interior (Referencia 4).

Maquinas de ejercicios

Dos maquinas de ejercicios utilizadas para la aducción de la cadera incluyen la máquina de aducción/abducción de cadera sentado (Referencia 6) y la máquina multi-cadera de pie. La deficiencia de ejercicios sentados de aducción de cadera es que rara vez utilizas los músculos aductores en una posición sentada. Los aductores se dedican principalmente al estar de pie, caminar o correr, o moverte de lado a lado en los deportes (Referencia 4). La máquina multi-cadera de pie es una mejor apuesta para fortalecer funcionalmente los músculos aductores. Asegúrate de ajustar la plataforma para que tu cadera esté a nivel con el punto de giro de la máquina. Mantén las caderas estacionarias, y no gires el tronco (Referencia 3).

Cables y banda elástica de resistencia

La aducción de cadera de pie usando una máquina de cable con una tobillera o funda de pie, o la aducción de pie con resistencia elástica en el tobillo, se enfocará efectivamente en tus músculos internos del muslo. Trata de mantener el nivel de tu cadera y evita la rotación del tronco. Si es necesario, sostén un objeto fijo para mantener el equilibrio. Comienza con tu pierna abducida hacia un lado y saca tu tobillo hacia la línea media con un movimiento suave y controlado, cruzándolo enfrente de tu pierna de apoyo. Resiste a medida que lentamente vuelves a tu posición inicial. (Referencia 2, 5)

Pesos libres

Usa pesas en los tobillos o una barra de cuerpo balanceada a través de tu pie para realizar una aducción reclinada lateral. Acuéstate de costado y apoya tus caderas. Dobla la rodilla de la pierna de arriba y coloca el pie en el suelo delante de ti. Extiende la pierna inferior con el tobillo flexionado y el pie paralelo al suelo. Levanta lentamente hacia el techo, y baja con control (Referencia 1).

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por roberto garcia de quevedo