Mejillones y zinc

Consumir mejillones aumenta tu ingesta diaria de zinc para ayudar a mantener tu salud en general. Los mejillones, un tipo de mariscos similares a las almejas, comúnmente son cosechados a lo largo de las costas de Estados Unidos y el Mediterráneo y se cultivan en otras partes del mundo. Vienen en una variedad de formas y colores de conchas, incluyendo azul, verde y amarillo. Además del atractivo visual de las criaturas, el zinc de los mejillones puede acelerar la curación de las heridas y ayudarte en la recuperación del resfriado común.

Rol del zinc en el cuerpo

El zinc es un mineral esencial que necesita el cuerpo para mantener ciertos procesos. El cuerpo es capaz de almacenar zinc, así que debe estar presente en tu dieta diaria. Según la Office of Dietary Supplements, cerca de 100 reacciones enzimáticas en el cuerpo requieren del zinc. También desempeña un papel en el metabolismo celular, la función inmune, síntesis de proteína, la cicatrización de heridas y la división celular. El crecimiento y desarrollo normal durante la infancia, la adolescencia y embarazo dependen de los niveles de zinc adecuados. Se encuentra naturalmente en muchos alimentos ricos en proteínas y comúnmente se añade a los cereales del desayuno.

Cantidad de zinc en los mejillones

Comer mejillones puede ayudar a satisfacer tus necesidades dietéticas diarias de zinc. Una porción de 3 onzas de mejillones cocidos contiene aproximadamente 2,3 miligramos de zinc, según el U.S. Department of Agriculture. Los hombres adultos necesitan por lo menos 11 mg de zinc por día, las mujeres necesitan por lo menos 8 miligramos y las mujeres embarazadas o lactantes necesitan 11 a 12 mg / día. Comer una ración de mejillones cumple con el 19% al 29% de la ingesta diaria recomendada de zinc.

Obtener lo suficiente, pero no demasiado

Una deficiencia de zinc en la dieta puede causar pérdida del apetito, retraso del crecimiento, deterioro de la función inmune, pérdida del cabello, diarrea, cambios en los problemas de la salud reproductiva y en el gusto. La necesidad de zinc puede aumentar en ciertos momentos de la vida, como durante el crecimiento, la curación de una herida o mientras estás embarazada o amamantando. Aunque recibir suficiente zinc es esencial, consumir más de 40 mg / día puede causar toxicidad, dando lugar a náuseas, vómitos, pérdida del apetito, diarrea y dolores de cabeza. La ingesta en exceso de zinc también puede interactuar con ciertos medicamentos, como antibióticos y diuréticos.

Incorporar mejillones a tu dieta

Incorporar mejillones a tu dieta pueden parecer desalentador si nunca has trabajado con estos mariscos antes. Pero con un poco de práctica, encontrarás formas de obtener los beneficios de zinc preparando estos mariscos. Existen docenas de variedades de mejillones, todos con diferente apariencia y sabor. Busca mejillones con las conchas firmemente cerradas cuando los compres para asegurarte de que estén frescos y vivos. Puedes cocinarlos al vapor u hornearlos. Servirlos con salsa o caldo les da más sabor.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por marcela carniglia