Cómo meditar para bajar de peso

Según Pioneer Thinking, una meditación exitosa se debe a tres cosas: buena postura, aprender a respirar y actitud. Si no puedes aprender a relajarte y disfrutar los momentos de tranquilidad, entonces la meditación puede no ser para ti. También es necesario aprender a concentrarse. Si pasas tu tiempo de meditación de 20 minutos soñando con unas vacaciones en la playa, no valdrán mucho tus esfuerzos por perder peso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

    Paso 1

  1. Elige un momento y un lugar en el que no te interrumpan. Baja las luces, cierra todas las ventanas y puertas hasta quedar en silencio absoluto o pon algo de música instrumental suave o un CD de sonidos de la naturaleza de fondo. Mantén el volumen bajo, lo suficiente para bloquear los ruidos molestos.

  2. Respira profunda y lentamente. Mantén la columna recta, pero deja que tu cabeza descanse en el pecho si te sientes más cómodo. Según Holistic Online, también puedes apoyarte contra una pared para mayor soporte. Esta podría ser una buena opción si tienes problemas para sentarse derecho o si tienes problemas o dolor de espalda.

  3. Si es posible, medita todos los días. Según aclara Lawrence LeShan, Ph. D., en su libro "La meditación para lograr un peso saludable", debes meditar por lo menos cinco días a la semana, durante unos 15 minutos cada vez. Hacerlo de manera consistente durante al menos seis semanas sirve para entender mejor tu cuerpo y tu relación con los alimentos y el peso.

  4. Elige una palabra mantra que se refiera a tus objetivos. Según LeShan, cantar la palabra "dieta" o "delgado" u otra palabra similar de tu elección puede ayudarte a concentrarte en el objetivo. Usa la palabra para evitar que tu mente se distraiga, úsala para que te ayude a relajarte. A medida que la repites, permitirás que tus músculos se relajen y se hundan más profundamente en la meditación.

  5. Permite que aparezcan asociaciones. Si tu palabra mantra es "delgada" por ejemplo, podrías tener asociaciones positivas como bikini, feliz o playa. O puede ser que aparezcan asociaciones negativas tales como alimentos que engordan o tristeza y ansiedad. LeShan recomienda escuchar las asociaciones durante unos segundos y luego seguir adelante y dejar que tu mente traiga algo nuevo. Estas asociaciones pueden ayudarte a entender tus hábitos alimenticios y cómo reaccionas a los alimentos.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por andrea galdames