¿Qué hace la meditación al cerebro?

Las historias de cómo la meditación mejora la calidad de vida son tan antiguas como la propia práctica. Los artistas marciales han utilizado la meditación para mejorar el rendimiento físico. Los monjes la han utilizado para alcanzar la iluminación, la unión con lo divino y la ecuanimidad frente a los desafíos de la vida. Desde fines del siglo 20, gracias a la tecnología de la imagen que proporciona una ojeada a la actividad cerebral, ahora podemos ver estos beneficios dentro de la estructura del cerebro. La meditación afecta en realidad la estructura y función del cerebro en sí.

Mejora la atención

La meditación mejora tanto la duración como la calidad de la atención. En un estudio publicado en la edición de mayo de 2010, de "Psychological Science", los investigadores de "Johns Hopkins University School of Medicine" encontraron que tres meses de meditación regular sobre la respiración mejoran tanto la vigilancia como la atención visual permanente. Antoine Lutz, investigador del "Center for Investigating Healthy Minds", realizó un estudio similar y encontró que ésta mejora de la atención fue acompañada por "una mayor consistencia de fase de banda zeta de las respuestas neurales oscilatorias sobre las áreas cerebrales anteriores". En otras palabras, la meditación cambia la actividad eléctrica del cerebro, lo que resulta en una concentración mental más aguda y un mejoramiento de la capacidad de atención.

Mantiene el cerebro joven

La meditación también mejora la conectividad cerebral. Un estudio de 2011 llevado a cabo en "the University of California Los Angeles School of Medicine" encontró que la meditación cambia la estructura del cerebro. Desde hace mucho tiempo los practicantes de meditación mostraron más conexiones neuronales entre las diferentes áreas del cerebro. Las conexiones neuronales son esenciales para el procesamiento eficiente de la información. Las conexiones neuronales que son posibles gracias a la materia blanca del cerebro, por lo general disminuyen con la edad. En el estudio de la UCLA, la disminución de la materia blanca en los que meditan no fue tan pronunciada como en aquellos que no lo hacen. Este hallazgo ha llevado a los investigadores a postular que la meditación puede ayudar a hacer más lenta la disminución relacionada con la edad del cerebro.

Reduce el dolor

La meditación también ayuda a reducir el dolor. Este uso ha sido durante mucho tiempo una de las razones por las que los artistas marciales meditan. Los investigadores no están completamente seguros de cuál mecanismo en el cerebro causa este efecto, pero tienen una teoría. El Dr. Christopher Brown de "the University of Manchester" sugieren que la meditación "entrena al cerebro para estar más concentrado en el presente". En otras palabras, la anticipación del dolor futuro no incrementa la experiencia del dolor actual. Cuando meditan los que sufren de dolor crónico, son capaces de relajarse y tratar con el dolor del momento sin tanta tensión física y emocional.

Disminuye la ansiedad y la depresión

La meditación también reduce la ansiedad y la depresión. La resonancia magnética muestra que los que meditan regularmente tienen engrosamiento cortical en la corteza prefrontal. Este engrosamiento es especialmente notable en los practicantes de más edad, quienes mostraron significativamente menos disminución cortical relacionada con la edad que los que no meditan. Una corteza prefrontal robusta ayuda a inhibir las emociones negativas generadas por el sistema límbico, el centro emocional del cerebro. La resonancia magnética funcional muestra que las personas deprimidas y nerviosas tienden a tener sistemas límbicos hiperactivos. La meditación puede ayudarles a construir fuertes corteza prefrontales, lo que a su vez puede ayudar a modular el sistema límbico hiperactivo. Estos hallazgos recientes ayudan a explicar la observación clínica de que la meditación es beneficiosa para el tratamiento de la ansiedad y la depresión.

Más galerías de fotos



Escrito por susan peterson | Traducido por jane laury