¿Por qué la meditación es buena para ti?

Los beneficios de la meditación continúan esparciendo sus prácticas en adultos y niños de igual manera. El National Center for Complementary and Alternative Medicine descubrió en una encuesta en el año 2007 que un 9,4 por ciento y un 1 por ciento de los adultos y menores que respondieron, respectivamente, que practicaron meditación en los años anteriores. Estos descubrimientos representa a cerca de 20 millones de norteamericanos. La meditación ha conseguido una gran popularidad por sus supuestos beneficios para la salud psicológica y física.

Entendiendo la meditación

Practicar la meditación promueve la relajación y ayuda a la conexión entre mente y cuerpo. Su historia se origina en la espiritualidad, pero mucho del estudio al respecto se ha concentrado en sus efectos en la salud y el bienestar. Por lo general, la meditación implica enfocarse en un objeto, mantra o simplemente en la respiración. Sentarse con una postura específica en un lugar tranquilo es parte del proceso también. Existe una gran variedad de técnicas para esta práctica. El National Center for Complementary and Alternative Medicine está estudiando específicamente la meditación trascendental y la meditación de plenitud mental, las cuales se originaron en las tradiciones Hindú y Budista, respectivamente. La meditación de plenitud mental implica concentrarse en la respiración y aprender a aceptar la vida tal como es. La meditación trascendental implica enfocarse en una mantra para inhibir pensamiento que te distraigan.

Bienestar psicológico

La meditación puede mejorar o aumentar el bienestar psicológico. Sobrellevar la ansiedad, el estrés, la depresión y el insomnio son algunas de las razones por las que las personas eligen la meditación. El efecto en el sistema nervioso, de realizar esta práctica, ofrece algunas pistas sobre por qué es beneficioso para calmar esas situaciones psicológicas. La meditación reduce la actividad del sistema nervioso simpático, el cual es el responsable por la respuesta “defensa o huida” al estrés. Además aumenta la actividad del sistema nervioso parasimpático al mismo tiempo, lo cual reduce al ritmo del corazón y mejora el flujo sanguíneo.

Alivia enfermedades crónicas

La meditación ayuda a combatir los efectos de las enfermedades y condiciones crónicas. Un estudio publicado en número abril 2009 de la “Preventing Chronic Disease" descubrió que un cuarto de los pacientes con artritis encuestados usaron la meditación o algún tipo de práctica religiosa o espiritual para aliviar su condición. Los descubrimientos en un estudio en febrero de 2008 en “Pain” sugiere que la meditación de plenitud mental puede reducir los síntomas asociados con el dolor de espalda crónico en adultos mayores. Las personas que participaron meditaban cerca de cuatro días a la semana por aproximadamente media hora. Muchas instituciones médicas ofrecen la meditación o terapias familiares para pacientes con cáncer. Los cual se asocia con reducir los problemas para dormir y el dolor crónico, según un artículo en el número de octubre de 2009 de la "Preventing Chronic Disease."

Precauciones

La meditación es simplemente una práctica en la que la mayoría de las personas pueden participar de una manera segura. Sin embargo, ten en cuenta ciertas precauciones. Dependiendo en el tipo de meditación que practiques, puede que necesites estar sentado, parado o acostado, o hasta puede que tengas que caminar. Esto es importante que lo tengas en mente si tienes algún padecimiento que afecte tus movimientos. La meditación puede no ser recomendable si tienes ciertas enfermedades psiquiátricas, tal como trastorno de personalidad limítrofe o esquizofrenia, aunque se necesita más investigación en esta área. Nunca reemplaces un tratamiento médico con la meditación o cualquier otra terapia alternativa o complementaria.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel morgan | Traducido por liz mancilla