Medidas de seguridad en ventanas para bebés y niños

En los 19 años transcurridos desde 1990 hasta el 2008, el periódico "Pediatrics" estimó que aproximadamente 98.145 niños resultaron heridos en caídas desde ventanas (ese es un promedio de 14 niños por día). Y las caídas no son la única forma en que un niño puede resultar lastimado. Las estadísticas son aleccionadoras, pero hay buenas noticias: la mayoría de los accidentes de ventanas son completamente prevenibles.

Seguros para ventanas

Existen algunos dispositivos sencillos que pueden mantener seguro a tu pequeño. Las ventanas en los pisos arriba del primero pueden mejorar su protección con un seguro. Según Children's Hospital Colorado, estos seguros reducen de forma significativa las caídas fatales. Suelen hacerse de barras de metal lo suficientemente fuertes como para que un niño no las pueda mover. Las ventanas en el primer piso de la casa deberían encajarse con topes que eviten que el cristal se abra por completo. Instálalos de modo que la ventana no pueda abrirse más de 4 pulgadas. Estos aparatos también pueden resultar útiles en ventanas con seguros, pues evitan que el cristal abierto se deslice y aplaste los dedos del niño u otras partes del cuerpo.

Cubiertas para ventanas

Las cuerdas colgantes o cadenas para jalar de las persianas o las cuerdas en circulo suspendidas dentro de las ventanas más viejas pueden lucir muy divertidas para un niño, y un bebé podría enredarse la cabeza por accidente en alguna de ellas. Evita la estrangulación sacando las cuerdas o cadenas del alcance de tu hijo. Una reparación rápida consiste en cortar a través del centro de cualquier circulo y dejar dos extremos colgantes de la cuerda, aunque la solución más segura es instalar un engranaje para la cuerda bien arriba en la ventana y alrededor del que puedas girar las cuerdas. El Window Covering Safety Council también proporciona equipos de actualización gratuitos diseñados para asegurar las cubiertas de las ventanas de muchos diseños distintos. También deberías mantener la cuna de tu bebé lejos de las ventanas para que no juegue con las cuerdas o cadenas cuando está sola.

Tu papel

Un bebé que todavía no pueda gatear no corre mucho riesgo de escalar, aunque el niño promedio intentará subirse a cualquier mueble que vea. Estará en peligro si la silla que quiere trepar está en frente de la ventana. A medida que el niño empiece a trepar, aleja de la ventana los muebles a los que se pueda subir. Una vez que sea lo suficientemente grande como para trepar, nunca dejes a tu bebé o pequeño solo en una habitación con una ventana abierta; un niño ya es bastante grande como para enseñarle que las ventanas no son para jugar. Dile que las ventanas son para mirar hacia afuera, no para treparlas, y repite cosas como "no toques la ventana, sólo mira".

Consejos extra de seguridad

Del mismo modo que apagar un horno después de cocinar es algo automático, también debería serlo trabar una ventana después de cerrarla. Un niño puede tener la fuerza y la curiosidad para abrir una ventana cerrada si no está trabada. Children's Hospital Colorado también sugiere plantar arbustos suaves o colocar restos de mantillo en el piso debajo de las ventanas para amortiguar una caída (sólo por las dudas). Si bien tu hijo no debería ser capaz de salirse por la ventana una vez que hayas protegido la casa, esta medida de seguridad adicional podría resultar beneficiosa a medida que crezca y tenga la fuerza para superar los dispositivos de seguridad de la ventana. Ten en cuenta la seguridad cuando protejas las ventanas. Cuando instales seguros o topes nuevos para ventanas, revisa que puedas sacarlos rápido y sin herramientas en caso de que necesites huir de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por laura guilleron