Medidas clínicas para la función pulmonar en la EPOC

Más de 12 millones de estadounidenses tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica, un trastorno pulmonar inflamatorio y progresivo que causa dificultad para respirar. Cualquier persona que ha estado expuesta crónicamente al humo del tabaco, ciertos tipos de polvos químicos u otros irritantes de los pulmones está en riesgo de EPOC, lo cual puede manifestarse como una tos persistente, producción excesiva de moco, poca tolerancia al ejercicio o falta de aliento. Aunque tu médico puede sospechar que tienes EPOC sobre la base de la historia clínica y los síntomas, es necesario realizar pruebas específicas para diagnosticarla.

Movimiento del aire

La característica de la EPOC es la limitación irreversible o parcialmente irreversible del flujo de aire a través de los pulmones. Según la Iniciativa Global para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, se requiere una espirometría para diagnosticar la EPOC. Esta prueba, puede realizarse en las oficinas de muchos médicos, y es medir la cantidad de aire que puedes exhalar con fuerza en un segundo (el FEV1) y comparar ese volumen con tu capacidad vital forzada, la cual es la cantidad total de aire que puedes exhalar después de tomar una respiración profunda. Al evaluar a una persona para la EPOC, la espirometría suele realizarse después de inhalar un medicamento que dilata las vías respiratorias. Se te diagnosticará EPOC si tu cociente FEV1/FVC es inferior a 0,70. Algunos doctores miden el pico del flujo espiratorio para revisar a las personas antes de realizar la espirometría. El flujo espiratorio máximo es rápido y fácil de obtener teniendo que tomar una respiración profunda y "expulsar a chorro" el aire en un dispositivo tubular que mide qué tan rápido puedes expulsarlo de los pulmones. Si el PEF es inferior al 70 por ciento del valor esperado para alguien de tu edad, raza y sexo, la espirometría debe hacerse.

Intercambio de gas

A medida que progresa la EPOC, reduce la capacidad de los pulmones para captar oxígeno del aire inhalado y liberar dióxido de carbono entre el aire exhalado. La capacidad de difusión, llamada DLCO, mide la capacidad de los pulmones para intercambiar los gases con la atmósfera. Esta prueba requiere que inhales una mezcla de helio y monóxido de carbono y la mantengas durante 10 segundos antes de exhalar. El monóxido de carbono que permanece en el aire exhalado predice con precisión la cantidad de área de intercambio de aire funcional en tus pulmones. La DLCO se realiza normalmente durante una serie de pruebas de función pulmonar, las cuales deben realizarse en un hospital u otro centro que cuente con equipo de prueba especializado.

Pruebas de función pulmonar

Además de medir la capacidad de difusión de los pulmones, las pruebas de función pulmonar obtendrán la espirometría, las curvas de flujo-volumen y tus mediciones del volumen pulmonar, las cuales incluyen tu capacidad pulmonar total, el volumen residual y la capacidad residual funcional. Estos parámetros ayudan a determinar la elasticidad de los pulmones, la cual se reduce en los pacientes con EPOC grave, y para medir la cantidad de aire que está "atrapado" en los pulmones, lo cual es un problema común a medida que empeora la EPOC. Otras medidas de la función de tanto las vías respiratorias grandes como pequeñas se tomarán durante las pruebas de función pulmonar.

Gases en la sangre

Como parte de las pruebas de función pulmonar, el médico puede solicitar medir tus gases en la sangre arterial. Para ello, es necesario extraer una muestra de sangre de una arteria pequeña, por lo general, de tu muñeca o parte interna del brazo, y medir los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre. La gasometría arterial mide cuánto oxígeno se está suministrando a los tejidos y la forma eficiente en que tus pulmones eliminan el dióxido de carbono de tu cuerpo. A medida que la EPOC progresa, el nivel de oxígeno arterial tiende a disminuir a medida que aumenta tu nivel de dióxido de carbono. La oximetría de pulso, una prueba que por lo general consiste en colocar una sonda que es algo así como una pinza en tu dedo, es un método más conveniente pero menos preciso para evaluar el nivel de oxígeno en la sangre.

Consideraciones

En una persona con síntomas y los antecedentes que sugieren una EPOC, la espirometría es suficiente para diagnosticarla. Esta sola prueba también puede determinar la gravedad de tu enfermedad, las personas con EPOC más avanzada tienen valores menores de FEV1 y FEV1/FVC. Además, la espirometría puede ayudarte a determinar la respuesta al tratamiento, la cual por lo general incluye medicamentos que dilatan las vías respiratorias y reducen la inflamación pulmonar. Por lo tanto, se te puede pedir que te realices una espirometría con frecuencia, mientras que las pruebas de función pulmonar, gasometría arterial y otras medidas de la función pulmonar se harán con menos frecuencia. Para prepararte para la espirometría o pruebas de función pulmonar, se te puede pedir que no comas durante 2 horas y te abstengas de fumar durante al menos 1 hora antes de tu cita. Usa ropa holgada y cómoda. Si desarrollas una infección respiratoria como un resfriado antes de la prueba, consulta con tu médico para ver si tu cita se debe posponer.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por mary gomez