Medicamentos para la presión arterial sin el efecto secundario de la tos

Los medicamentos para la presión arterial alta pueden causar varios efectos secundarios en los pacientes. Una tos seca persistente es un evento adverso que requiere la interrupción del fármaco. Los medicamentos que pueden inducir la tos son los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, como enalapril, lisinopril y ramipril, y los bloqueadores del receptor de angiotensina II como el candesartán, olmesartán y losartán. Se le debe cambiar la medicación al paciente a otra clase de medicamentos para la presión arterial.

Diuréticos

Los diuréticos tipo tiazida son el tratamiento de elección en pacientes con presión arterial alta, según Pharmacotherapy: A Pathophysiologic Approach. Estos medicamentos previenen que el sodio sea reabsorbido por el cuerpo, lo que permite al mismo ser liberado junto con el agua. Los diuréticos tiazídicos incluyen la hidroclorotiazida, clortalidona, indapamida y metolazone. Los diuréticos de asa son una subclase de diuréticos utilizados cuando existen otros problemas médicos. La bumetanida, furosemida y torsemida son diuréticos de asa que impiden la reabsorción de sodio. Estos medicamentos actúan en el asa de Henle en el riñón. Los diuréticos de potasio son otra subclase e incluyen amilorida y triamtereno. Estos fármacos evitan la liberación de potasio y son una buena opción en los pacientes en riesgo de por tener niveles bajos de esta sustancia.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes son otra clase de medicamentos para la presión arterial alta que no causan tos. Los betabloqueantes impiden a los productos químicos de unirse a los receptores beta que se encuentran en el corazón. Esto conduce a una disminución en la fuerza y la velocidad de los latidos del corazón produciendo una disminución de la presión arterial. La demanda de oxígeno del corazón también disminuye, lo que permite una disminución adicional de la presión arterial. Los medicamentos de esta clase son: atenolol, betaxolol, bisoprolol, metoprolol, nadolol, propranolol, pindolol, penbutolol, labetolol, acebutolol, timolol y carvedilol.

Bloqueadores de canales de calcio

Los antagonistas del calcio se utilizan en pacientes que han fallado en su tratamiento adecuado de la presión arterial. Estos medicamentos incluyen amlodipina, felodipino, isradipina y isradipino SR, nicardipina, nisoldipina, diltiazem y verapamilo. El "Manual de Información de Medicamentos", explica que los bloqueadores de los canales del calcio impiden la producción de calcio y sus efectos y permite que los músculos del corazón se relajen. Esto también permite que el oxígeno alcance el corazón con mayor eficacia y reducir la presión de la sangre. El uso de estos medicamentos puede ser beneficioso en pacientes que tienen también dolor de pecho crónico.

Más galerías de fotos



Escrito por karla casco | Traducido por luis eduardo barbosa