Los medicamentos más comúnmente recetados para la diabetes

Los medicamentos para la diabetes ayudan a las personas con diabetes a mantener su glucosa en sangre a niveles óptimos. La glucosa, un tipo de azúcar, es la principal fuente de combustible para miles de millones de células. Si los niveles de glucosa en la sangre son demasiado altos, las personas pueden desarrollar enfermedades del corazón y otros problemas de salud. Si los niveles son muy bajos, puede hacer que una persona esté confundida, se desmaye o tenga convulsiones. La medicación prescrita depende de si una persona tiene diabetes tipo 1 o tipo 2.

Tipo 1

La diabetes tipo 1, antes conocida como diabetes juvenil, representa el 5 a 10 por ciento de los casos, y los síntomas se hacen evidentes en la infancia. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina, una hormona secretada por el páncreas. La insulina ayuda al cuerpo a almacenar y utilizar la glucosa para alimentar las células. Todas las personas con diabetes tipo 1 deben administrarse inyecciones de insulina para controlar sus niveles de azúcar en la sangre. En EE.UU. se venden cerca de 20 tipos diferentes de insulina para el tratamiento de la diabetes, de acuerdo con la merican Diabetes Association. Algunos medicamentos, como Humalog y NovoLog, fueron creados para ser de acción rápida, mientras que otros, como Levemir y Lantus, fueron diseñados para ser de larga duración. Si las personas con diabetes tipo 1 no pueden controlar su diabetes solamente con insulina, también pueden recibir la prescripción para Pramlintide o Symlin. Pramlintide es una copia sintética de la amilina, otra hormona secretada por el páncreas.

Tipo 2

En el tipo 2, el cuerpo no produce suficiente insulina, o la insulina no funciona como debería. A algunos pacientes con diabetes tipo 2 se le prescriben insulina sola o en combinación con otros fármacos que ayudan con los procesos relacionados con el objetivo del cuerpo. La clorpropamida (Diabinese), un medicamento en forma de pastilla creada en la década de 1950 y todavía en uso hoy en día, estimula el páncreas a liberar más insulina. Algunos medicamentos más nuevos que realizan la misma función que Diabinese y son: exenatida (Byetta), glipizida (Glucotrol y Glucotrol), gliburida (Micronase, Glynase y Diabeta), glimepirida (Amaryl), repaglinida (Prandin) y nateglinida (Starlix). Rosiglitazona (Avandia), pioglitazona (Actos) y metformina (Glucophage) promueben la absorción de la insulina en los tejidos y reducen la producción de glucosa en el hígado. La acarbosa (Precose) y meglitol (Glyset) ayudan al cuerpo a bajar los niveles de glucosa en sangre bloqueando la descomposición de los almidones en el intestino y disminuyendo la descomposición de algunos azúcares. Alrededor del 90 al 95 por ciento de los casos de diabetes son diabetes tipo 2. Ocurre con mayor frecuencia en personas mayores, pero la diabetes tipo 2 es cada vez más común en personas jóvenes que son obesos e inactivos.

Gestacional

Algunas mujeres desarrollan diabetes gestacional tipo 2 durante las últimas etapas del embarazo. Cuando los niveles de azúcar en la sangre no se pueden controlar con dieta y ejercicio, un médico puede prescribir inyecciones de insulina o gliburida (Diabeta, Glycron, Glynase, Micronase) para animar al cuerpo que secrete más insulina y a utilizar la insulina de manera más eficiente.

Consideraciones especiales para niños

La diabetes tipo 1 requiere monitoreo de azúcar en la sangre todos los días; la insulina, la alimentación saludable y el ejercicio regular puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en la sangre estables. A medida que los niños con diabetes tipo 1 crecen, su insulina necesita un cambio en el tipo y la dosis, y pueden necesitar otros medicamentos además de la insulina.

Precauciones

Algunos medicamentos usados ​​para tratar la diabetes pueden aumentar el riesgo de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral. La Food and Drug Administration pone mayores restricciones a ciertos medicamentos. Por ejemplo, los pacientes ya no pueden prescribir Avandia a menos que un médico certifique que el paciente trató otros medicamentos, pero no logró controlar los niveles de azúcar en la sangre. Algunas pastillas para la diabetes interactúan muy mal con el alcohol. Mezclar ambos puede causar vómitos, rubor y otros efectos secundarios.

Más galerías de fotos



Escrito por kat mccallum | Traducido por vanina frickel