Medicamentos para los espasmos musculares

Es muy común que los músculos esqueléticos sufran de espasmos en respuesta a una lesión aguda o como consecuencia del uso excesivo o incorrecto del músculo. También se producen como efecto secundario de los medicamentos prescritos y como resultado de enfermedades crónicas, como esclerosis múltiple, parálisis cerebral y lesión en la médula espinal. El médico puede recetar medicamentos conocidos como relajantes musculares para ayudar a aliviar estos espasmos musculares dolorosos. Aunque son un grupo diverso de medicamentos, todos comparten los efectos secundarios potenciales que pueden generar, como sedación, fatiga y mareos.

Los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia

Según indica el sitio web "American Family Physician", los fármacos diazepam (Valium), carisoprodol (Soma) y cyclobenazeprine (Flexeril) se encuentran entre los 50 medicamentos principales más recetados en Estados Unidos. Sin embargo, cada uno de estos medicamentos tiene sus desventajas. Tanto el diazepam como el carisoprodol presentan riesgos significativos de dependencia física y abuso. El cyclobenazeprine interactúa de manera negativa con muchos otros medicamentos y se debe usar con precaución.

Relajantes musculoesqueléticos agudos

En general los fármacos metocarbamol (Robaxin), metaxalone (Skelaxin), orfenadrina (Norflex) y clorzoxazona (Parafon Forte) se prescriben para el tratamiento a corto plazo de los espasmos musculares, como distensión lumbar y dolor en el cuello. A menudo estos medicamentos se combinan con fármacos antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno (Motrin) o naproxeno sódico (Aleve).

Medicamentos antiespásticos

Los fármacos baclofeno (Lioresal), dantroleno (Dantrium) y tizanidina (Zanaflex) se utilizan para tratar el tono muscular anormal en enfermedades y trastornos como esclerosis múltiple, parálisis cerebral, accidente cerebrovascular y lesión en la médula espinal. Estos relajantes musculares no suelen prescribirse para tratar lesiones agudas, sino como parte de un régimen de tratamiento para las afecciones crónicas.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa holbrook, m.d. | Traducido por vanesa sedeño