Medicamentos para la enfermedad de reflujo gastroesofágico infantil y la regurgitación

Los términos reflujo ácido, regurgitación y reflujo gastroesofágico se usan comúnmente de manera intercambiable para describir al flujo inverso del contenido estomacal al esófago o boca. De acuerdo con un análisis del 2001 en "American Family Physician", la regurgitación infantil es una dolencia inocua que sucede en el 40 a 65 por ciento de los bebés saludables A diferencia de la regurgitación infantil, la enfermedad de reflujo gastroesofágico, GERD, es una condición médica grave que en ocasiones afecta a los bebés. El trastorno a menudo se trata con medicamentos.

GER contra GERD

El reflujo gastroesofágico, o GER, es la regurgitación que ocurre de manera esporádica en los menores por lo demás saludables. El GER es normal y usualmente alcanza su nivel máximo entre el primer y el cuarto mes de edad, usualmente resolviéndose por sí solo entre los 12 y 18 meses de edad. Además de la irritabilidad ocasional, el GER normalmente no provoca síntomas en los niños. En contraposición, el GERD está asociado con vómito frecuente, aumento de peso bajo, irritabilidad persistente, dificultades de alimentación, anemia, falta de energía, silbido o respiración ruidosa, neumonía recurrente y tos crónica. Debido a los problemas asociados al GERD, a menudo se recetan medicamentos para los niños con esta dolencia.

Bloqueadores de histamina

Los bloqueadores de histamina, o bloqueadores de H2, reducen la acidez estomacal al inhibir la estimulación de las células productoras de ácido. La ranitidina (Zantac) y famotidina (Pepcid) son bloqueadores de H2 que pueden usarse para tratar el GERD en los niños. Aunque estos medicamentos han probado ser útiles para el tratamiento del GERD en adultos y se usan con frecuencia para tratar la enfermedad en los niños, pocos estudios han evaluado su eficacia en estos últimos.Un estudio publicado en 2003 en "Alimentary Pharmacology an Therapeutics" sugiere que los bloqueadores de H2 pueden ser efectivos para el tratamiento del GERD infantil, pero la evidencia del beneficio no es convincente. Aunque están por determinarse los efectos secundarios de los medicamentos en los niños, existe algo de evidencia de que los bloqueadores de H2 pueden provocar irritabilidad y posiblemente dolores de cabeza. La supresión prolongada de la producción de ácido del estómago puede aumentar el riesgo de neumonía o infecciones gastrointestinales. La seguridad a largo plazo de los bloqueadores de H2 en los niños sigue sin demostrarse.

Inhibidores de la bomba de protones

Los inhibidores de la bomba de protones, o PPI por sus siglas en inglés, detienen la producción de ácido gástrico al bloquear las bombas celulares de ácido en tu recubrimiento estomacal. Aunque no han estado disponibles por tanto tiempo como los bloqueadores de H2, los PPI han reemplazado en gran medida los bloqueadores de H2 en el tratamiento del GERD en adultos. Entre los ejemplos de PPI están el omeprazol (Prisolec), lansoprazol (Prevacid), pantoprazol (Protonix) y esomeprazol (Nexium). Hasta febrero de 2013, no ha sido aprobado ningún inhibidor de bomba de protones para el tratamiento del GERD en niños menores de un año por la Food and Drug Administration (FDA). A pesar de esto, los autores en una revisión de 2011 en la revista "Pediatrics" reportan que estos medicamentos comúnmente se recetan para el GERD infantil. Los autores continúan para decir que los PPI no son tan efectivos para reducir los síntomas de GERD en niños. La North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition y la European Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition concuerdan con esta conclusión en sus "Pediatric Gastroesophageal Reflux Clinical Practice Guidelines" (Pautas de la práctica clínica para el reflujo gastroesofágico pediátrico). Como en el caso de los bloqueadores de H2, la supresión de la producción de ácido con PPI puede aumentar el riesgo de neumonía e infecciones gastrointestinales. En febrero de 2012, la FDA emitió un comunicado de seguridad de medicamento respecto al uso de PPI. El comunicado advierte de un posible aumento de riesgo de una infección llamada diarrea asociada a Clostridium dificile, vinculada al uso de PPI. No queda claro si hay otros riesgos a corto o largo plazo asociados al uso de PPI en niños.

Consideraciones y advertencias

La regurgitación normalmente no merece terapia médica a menos que esté acompañada por señales y síntomas de GERD. Incluso si tu médico sospecha que tu bebé puede tener GERD, los niños con esta condición a menudo responden a medidas que no involucran el uso de medicamento, como alimentar a tu niño en posición erguida; ofrecer sesiones de alimentación más pequeñas y frecuentes; y espesar la fórmula láctea del bebé con cereal de arroz. Aunque se usan medicamentos comúnmente para tratar el GERD infantil, existe poca evidencia para apoyar esta práctica y existe preocupación sobre su seguridad. Si se están considerando los medicamentos para tu bebé, habla con tu médico sobre los riesgos y beneficios potenciales para que puedas hacer una decisión informada. No le des a tu bebé cualquier medicamento de venta libre a menos que hayas consultado primero con el médico de tu hijo para asegurarte de que sea seguro.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por alfredo romero mariscal borbolla