Medicamentos no bloqueadores beta para la presión arterial elevada

La hipertensión puede ser tratada por varias clases de fármacos que actúan de diferentes maneras. Aunque los bloqueadores beta se usan comúnmente para tratar esta condición y generalmente son bien tolerados, pueden producir efectos secundarios molestos, como mareos, fatiga, disfunción eréctil y disminución del ritmo cardíaco. Además, no se recomiendan para ciertas personas, como los que padecen insuficiencia cardíaca. Para las personas que experimentan efectos secundarios problemáticos o tienen una condición médica que pueda ser agravada por los bloqueadores beta, hay otras clases de medicamentos disponibles.

Diuréticos

Los diuréticos controlan la presión sanguínea disminuyendo las reservas de sodio en el cuerpo. Se consideran la piedra angular de los tratamientos para la hipertensión, ya que son altamente eficaces, de bajo costo y se pueden administrar una vez por día. Según un artículo de 2012 publicado en el "British Journal of Clinical Pharmacology" los diuréticos pueden reemplazar a los bloqueadores beta como terapia de una sola droga igualmente efectiva en un 60 a 70 por ciento de los casos de hipertensión. Sin embargo, deben utilizarse con precaución en personas con enfermedad renal. Los diuréticos comunes incluyen furosemida, hidroclorotiazida, espironolactona (Aldactone) y triamtereno (Dyrenium).

Inhibidores de la ECA

Los inhibidores de la ECA reducen la presión sanguínea mediante el bloqueo de la enzima convertidora de angiotensina, o ECA, lo cual conduce a una dilatación de los vasos sanguíneos. Una revisión de 2012 publicada en el "Journal of General Internal Medicine" (Diario de Medicina Interna General) informó de que los inhibidores de la ECA constituyen un tratamiento único eficaz para la hipertensión y una buena alternativa a los bloqueadores beta. Los inhibidores de la ECA generalmente no se recomiendan para las mujeres embarazadas. Los más comúnmente prescritos incluyen lisinopril (Prinivil, Zestril), enalapril (Vasotec), benazepril (Lotensin) y captopril.

Antagonistas del calcio

Al igual que los inhibidores de la ECA, los bloqueadores de los canales de calcio dilatan los vasos sanguíneos, pero por otros medios. Estos medicamentos causan relajación arterial mediante la reducción de la entrada de calcio en las células musculares lisas dentro de la pared de los vasos sanguíneos. Los antagonistas del calcio también se utilizan para tratar la angina de pecho (dolor de pecho) y ciertos tipos de arritmias cardíacas. Los antagonistas del calcio que con frecuencia se recetan para tratar la presión arterial alta incluyen amlodipina (Amlobenz, Norvasc), verapamil (Calan), nifedipina (Procardia, Adalat) y diltiazem (Cardizem, Dilacor).

Vasodilatadores

Los vasodilatadores actúan directamente sobre las paredes de los vasos sanguíneos para dilatarlos. El minoxidil (Loniten) es uno de tales medicamentos. Es un fármaco muy potente y se utiliza normalmente para las personas que no responden bien a otra clase de medicamentos para la hipertensión.

Bloqueadores alfa

Los bloqueadores alfa inhiben ciertos receptores en las paredes de los vasos sanguíneos, haciendo que se relajen y se dilaten. Algunos bloqueadores alfa también se utilizan para tratar el agrandamiento de la próstata y ciertos trastornos circulatorios. Las personas que toman bloqueadores alfa pueden experimentar un efecto de "primera dosis" al comenzar el tratamiento, que consiste en una rápida caída de la presión arterial que puede ir acompañada de mareos y desmayos. La prazosina (Minipress) y la doxazosina (Cardura) son ejemplos de bloqueadores alfa utilizados con frecuencia para tratar la hipertensión.

Más galerías de fotos



Escrito por jen palombi | Traducido por mar bradshaw