Mascarillas faciales para tratar la piel propensa a sufrir acné

Las personas desarrollan acné debido a que sus cuerpos producen demasiado aceite o seborrea. Este aceite obstruye los poros faciales y cuando las bacterias se acumulan en los poros, se producen las espinillas. Las células dérmicas se desprenden de manera irregular y esto genera irritación en el interior de los folículos pilosos, según informa la clínica Mayo. Más del 40 por ciento de todos los adolescentes desarrollan acné, de acuerdo con el sitio Disabled World.

Mascarilla con aspirinas

La aspirina es capaz de evitar que los poros faciales se obstruyan y contiene propiedades antiinflamatorias, según informa Softpedia. Muele entre 5 y 10 tabletas de aspirina hasta convertirlas en un polvo fino y mezcla el polvo con agua suficiente para crear una pasta fluida. Si lo prefieres puedes usar gel de aloe vera en lugar de agua. Con cuidado, lava tu rostro con el limpiador o exfoliante facial que usas de manera habitual. Aplica la mezcla de aspirinas sobre el rostro y deja que se asiente durante 20 minutos; luego enjuaga la piel con agua tibia. Después secar la piel, aplica una crema hidratante. Muele entre 4 y 5 tabletas de aspirina y mézclalas con una pequeña cantidad de yogur natural. Esparce con suavidad esta mezcla sobre tu rostro durante 10 a 15 minutos, enjuágala con agua tibia y aplica una crema hidratante.

Mascarilla con claras de huevo

Separa la claras de las yemas de dos huevos. Bate las claras de huevo hasta obtener una mezcla espumosa. Lava tu rostro y luego aplica la clara de huevo sobre la piel con las manos. Deja que se asiente durante 20 minutos, luego elimínala con agua tibia y aplica una crema hidratante. Si sufres de alergia al huevo, el sitio My Beauty Recipes recomienda que por favor no uses esta mascarilla para tratar el acné.

Mascarilla con bicarbonato de sodio

Lava tu rostro con un limpiador suave. Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio con suficiente agua para crear una pasta fluida. Esparce la mezcla sobre tu rostro y déjala hasta que se seque. Elimina la mascarilla con agua tibia y aplica una crema hidratante sobre la piel. Esta receta es muy suave y puedes aplicarte esta mascarilla varias veces por semana.

Mascarilla de avena

Lava tu rostro con un limpiador suave y mezcla un poco de avena común, sin saborizante, con suficiente agua para crear una mezcla espesa. Esparce la mascarilla de avena sobre tu rostro y deja que se asiente durante 10 a 15 minutos. Elimina la mascarilla con agua tibia y aplica una crema hidratante.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por vanesa sedeño