Mascarillas faciales hechas en casa para una piel linda

Las mascarillas faciales comestibles están muy de moda en los salones de belleza y spas de calidad, pero no podrían ser más fáciles de hacer en casa con ingredientes que probablemente tienes a mano. Llenas de antioxidantes contra el envejecimiento, vitaminas y encimas de rejuvenecimiento celular, las mascarillas faciales caseras pueden ayudarte a lograr una piel linda -naturalmente. Lo mejor de todo es que puedes personalizarlas para tu tipo de piel o necesidad específica y son muy económicas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Papaya
  • Zanahoria (Carrot)
  • Huevo
  • Aceite de oliva
  • Yogur
  • Pepino (Cucumber)
  • Plátano
  • Miel
  • Licuadora o procesador de alimentos
  • Bol pequeño
  • Cuchillo
  • Rallador
  • Estopilla
  • Cucharas medidoras

Instrucciones

  1. Pela y corta en cubos la papaya madura. Colócala en un procesador de alimentos o licuadora y crea una pasta. Otra alternativa es picar la papaya muy pequeña con un cuchillo, si no tienes una licuadora. Coloca la papaya en un bol pequeño. Añade una cucharadita de jugo de limón y una cucharadita de miel y mezcla bien. Aplica una cantidad generosa de máscara de papaya en la cara con un movimiento ascendente. Deja que la mezcla descanse sobre la piel de 10 a 15 minutos antes de enjuagar con agua tibia. Seca la piel suavemente y colócale un humectante.

  2. Ralla finamente una zanahoria cruda. Coloca la pulpa de la zanahoria en una estopilla y presiónala sobre un bol pequeño para extraerle el juego. Añade un huevo, una cucharada de yogur y una cucharada de aceite de oliva y combina bien todos los ingredientes. Aplica la mascarilla de zanahoria en la cara y cuello con un movimiento ascendente. Reclina tu cabeza para evitar que gotee y deja la mascarilla puesta durante 25 minutos. Enjuaga con agua tibia y continua con la rutina normal de cuidado de la piel.

  3. Pela y corta en cubos medio pepino y colócalo en un procesador de alimentos. Procésalo rápidamente para crear una pulpa. También puedes rallar el pepino si no tienes un procesador de alimentos ni licuadora. Coloca el pepino en un bol pequeño y añade suficiente yogur para hacer una pasta gruesa. Coloca suavemente esta mascarilla en la cara y cuello. Deja cubierta la piel durante 15 minutos. Enjuaga con agua tibia. Dependiendo del contenido graso del yogur, quizás no sea necesario colocar un humectante luego.

  4. Pisa un plátano maduro con el jugo de 1/2 limón pequeño en un bol. Añade a esta mezcla una cucharada de miel y mezcla bien para combinarlos. Aplica la máscara a la cara y cuello durante 15 minutos, reclinándote si es necesario para evitar que gotee. Enjuaga con agua tibia y aplica luego un humectante.

Consejos y advertencias

  • Empieza cada mascarilla con la piel seca y lavada.
  • Para evitar los coágulos, limpia el exceso de mascarilla con una tela húmeda y tibia antes de enjuagar con agua.
  • Evita usar mascarillas en pieles muy irritadas.
  • Realiza una tanda de prueba para probar las diferentes mascarillas.

Más galerías de fotos



Escrito por tara thomas | Traducido por maría marcela mennucci