Cómo hacer mascarillas faciales con bicarbonato de sodio

El mismo bicarbonato de sodio que refresca el refrigerador, hincha el pan y le otorga un poder blanqueador a la pasta de dientes se puede usar como una mascarilla facial para quitar la grasa. Este polvo multiusos que muchas personas ya tienen en sus hogares, es un exfoliante natural que ayuda a mejorar el acné y las glándulas sebáceas muy productivas. Si bien puede puede ser un exfoliante eficaz por su cuenta, puedes combinarlo con otros productos en el hogar para mimar tu piel y dejarla suave, limpia y fresca.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Bicarbonato de sodio
  • Jugo de naranja
  • Peróxido de hidrógeno al 3%
  • Miel
  • Jugo de limón
  • Aceite del árbol del té
  • Humectante sin aceite

Instrucciones

  1. Mezcla una cucharada de agua fría en un tazón pequeño con 1 1/12 cucharada de bicarbonato de sodio para formar un líquido espeso. Extiende la mezcla sobre tu rostro limpio y déjala durante cinco a 10 minutos (menos tiempo para la piel más seca y más para la piel grasa). Enjuaga con agua tibia, seca el rostro con una toalla seca y sigue con un humectante suave o sin aceite.

  2. Mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con una cucharada de jugo de naranja sin pulpa en un tazón pequeño. Frota la mezcla en la piel limpia, usando movimientos suaves y circulares y déjala durante 20 minutos. Enjuaga, seca el rostro y humecta. La vitamina C en el juego de naranja deja la piel más brillante, mientras que el ácido cítrico ayuda a exfoliarla y a que los poros sean menos visibles.

  3. Vierte una cucharada de peróxido de hidrógeno en un tazón pequeño y agrega una cucharada de bicarbonato de sodio (disfruta de la formación de espuma similar a la de una feria de ciencias). Aplica sobre la piel limpia y espera cinco minutos. Enjuaga, seca la piel y sigue con un humectante. No repitas más de una vez a la semana en la piel grasa.

  4. Coloca 2 cucharadas de bicarbonato de sodio en un tazón pequeño y mezcla con una cucharada de miel y con el jugo de medio limón. Extiende la mezcla sobre el rostro con una capa delgada y deja durante 15 minutos. Los limones, como el jugo de naranja, aclaran la piel. La miel es un humectante natural antibacterial y ayuda a aliviar la piel seca, la mixta o la propensa al acné.

  5. Vierte 1/3 de taza de bicarbonato de sodio y mezcla el juego de medio limón y dos cucharadas de aceite del árbol del té. Aplica en forma generosa en el rostro, espera 10 minutos y luego enjuaga. Seca la piel y luego humecta. El aceite del árbol del té proporciona un alivio al acné. Esta mascarilla es mejor para la piel grasa.

Consejos y advertencias

  • Si te sobra mascarilla aplícala sobre el cuello, las manos los pies o donde tengas la piel áspera y propensa al acné.
  • No apliques estas mascarillas sobre la piel abierta ya que el bicarbonato de sodio, los frutos cítricos, el peróxido de hidrógeno y el aceite del árbol del té pueden ser irritantes en las zonas dañadas.
  • Prueba las mascarillas nuevas en una zona de la piel, como en el interior de la muñeca o en la línea de la mandíbula, antes de usarla en el rostro.
  • Enjuaga inmediatamente con agua fría si notas ardor o escozor.

Más galerías de fotos



Escrito por lindsey robinson sanchez | Traducido por alejandra prego