Mascarilla de papaya hecha en casa

La papaya se ha utilizado durante mucho tiempo para hacer mascarillas faciales hechas en casa debido a que tiene muchas propiedades beneficiosas. Esta fruta tiene alto contenido de enzimas curativas, por lo tanto se puede utilizar para tratar la piel quemada por el sol o irritada. También se puede aplicar con regularidad si pasas mucho tiempo al aire libre, ya que las enzimas ayudarán a combatir los radicales libres que envejecen tu piel, especialmente si te expones constantemente al sol.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1 papaya madura
  • Licuadora
  • 1 cucharadita miel
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • Toalla suave

Instrucciones

  1. Asegúrate de que la papaya esté madura y tenga un color naranja fuerte y brillante.

    Pela la papaya madura, quítale las semillas y córtala en pedazos pequeños.

  2. Licúa la papaya.

    Coloca la papaya en la licuadora y licúala hasta obtener una pasta suave. No agregues agua ni ningún otro elemento durante este paso. Si tu pasta todavía tiene pedazos entero de la fruta, licúa de nuevo.

  3. La papaya contiene mucha agua.

    Utiliza la pasta de papaya como mascarilla relajante y refrescante. Aplícala recién la saques de la licuadora y asegúrate de evitar el contacto con el área de los ojos. La papaya contiene mucha agua y se puede escurrir, así que mientras tengas la mascarilla, es mejor que te acuestes.

  4. Puedes añadir miel para que la mascarilla tenga más efectos beneficiosos.

    Añade miel a la mezcla si quieres que la mascarilla suavice tu piel; la miel también puede ayudar a quitar las manchas de tu piel. Puedes agregar jugo de limón a la mezcla para que revitalice la complexión de opacidad. Esta mascarilla también es buena para la piel del cuello y los hombros.

  5. Al dar masajes con los dedos aumentas la circulación y todo se absorbe mejor.

    Aplica la mascarilla uniformemente en toda tu cara, dando masajes con tus dedos para aumentar la circulación y permitir que las enzimas penetren en la piel.

  6. Seca tu cara con delicadeza.

    Deja que la mascarilla actúe durante 15 a 20 minutos. Cuando utilices solamente papaya puedes esperar hasta que la mascarilla se haya secado, alrededor de 10 minutos. Enjuaga con agua tibia y seca con una toalla suave. No frotes tu piel muy fuerte y no apliques maquillaje ni cremas inmediatamente después de haber utilizado la mascarilla.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por yarzeth ayala