Mascarilla facial hidratante casera

Las mascarillas faciales caseras son ideales para nutrir la piel sin pagar los costos elevados de un tratamiento de spa o de un producto comercial de marca. Si tienes la piel seca, una mascarilla hidratante será justo lo que necesitas para estimular la piel de la tez. Las mascarillas faciales con miel ayudan a que la humedad no se escape de la piel y previene el crecimiento de bacterias, de acuerdo con Peter Molan, M.D., doctor en Honey Research Unit at the University of Waikato, Nueva Zelanda. Las almendras también proporcionan lubricación e hidratación, y son un ingrediente excelente para elaborar mascarillas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 2 cucharadas de yogur simple
  • 2 cucharadas de jugo de naranja
  • 1 cucharadita de aceite de almendras
  • Recipiente para mezclar la preparación
  • Cuchara
  • Limpiador facial suave
  • Toalla
  • Crema hidratante
  • 3 cucharadas de jugo de naranja
  • 1/2 taza de miel
  • 1 caja de avena simple instantánea
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharas de suero de leche
  • 1/2 de almendras sin piel y escaldadas
  • Licuadora

Instrucciones

    Mascarilla con vitamina C

  1. Mezcla 2 cucharadas de yogur simple, 2 cucharadas de jugo de naranja y 1 cucharadita de aceite de almendras en un recipiente. Mezcla la preparación hasta crear una pasta espesa.

  2. Lava tu rostro y el cuello con un limpiador suave y seca la piel con cuidado, dejando sólo un poco de humedad en la piel.

  3. Aplica la mascarilla sobre el rostro y el cuello de manera uniforme, pero evita el área de los ojos, los orificios nasales y la boca. Deja que la mascarilla se asiente en la piel durante 20 minutos.

  4. Enjuaga la mascarilla con agua tibia, seca el rostro con cuidado y aplica una capa delgada de crema hidratante para estimular los beneficios humectantes de la mascarilla. El aceite de almendras ayudará a hidratar la piel y la vitamina C del jugo de naranjas puede ayudar a minimizar la apariencia de las líneas finas de expresión y de las arrugas, según explica Renee Rouleau, fundadora de Renee Rouleau Skin Care.

    Mascarilla con miel y cítricos

  1. Mezcla 3 cucharadas de jugo de naranjas y 1/2 taza de miel en un recipiente. Mezcla la preparación para que tenga una consistencia fluida, incorporando la miel con el jugo.

  2. Esparce la mezcla sobre el rostro después de la limpieza y enjuaga la piel. Deja que la mascarilla se asiente durante 30 minutos para que la miel hidrate la piel.

  3. Quita la mascarilla con agua tibia y luego aplica tu crema hidratante favorita para mantener la piel fresca y suave.

    Mascarilla con miel y almendras

  1. Combina una caja de avena simple instantánea, 2 cucharadas de miel y dos cucharadas de suero de leche en una batidora y mézclalos hasta que todos los ingredientes estén integrados. Vierte la preparación en un recipiente y déjala a un lado.

  2. En una licuadora, mezcla 1/2 de almendras sin piel y escaldadas hasta que estén molidas en trozos bien pequeños. Vierte la mezcla de avena, miel y suero de leche dentro de la licuadora y mezcla todos los ingredientes durante 60 segundos o hasta que quede una mezcla fluida.

  3. Masajea un limpiador suave sobre tu rostro y luego enjuágalo. Aplica la mascarilla sobre el rostro y deja que se asiente durante 10 minutos. Las almendras ayudan a exfoliar la piel mientras que la avena la suaviza y el suero de leche retiene la humedad, de acuerdo con Lydia Sarfati, fundadora de Repechage Skin Care.

  4. Enjuaga el rostro por completo y aplica tu crema hidratante habitual.

Consejos y advertencias

  • Si tienes piel sensible, prueba la mascarilla sobre una pequeña área de piel para asegurarte de que los ingredientes no te provoquen irritación.
  • No apliques a tu piel ninguno de los ingredientes anteriores a los que seas alérgico. Por ejemplo, no uses almendras o aceite de almendras si sufres de alergia a los frutos secos (nuts).

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por vanesa sedeño