Cómo hacer una mascarilla facial de algas marinas

Los entusiastas de las mascarillas faciales con algas marinas informan que usar este suplemento común y nutritivo en el rostro suaviza, tonifica y humecta la piel. Es un popular tratamiento de spa, uno que puedes hacer tú misma en casa con un mínimo de inversión y esfuerzo. Hacer tus propios tratamientos de spa en casa es un ejercicio de adaptación; comienza con la receta básica de mascarilla facial de algas marinas, y luego modifícala, si es necesario, para adaptarla a tus preferencias. La mascarilla que sobre se puede guardar en el refrigerador por un par de días pero siempre se debe tirar luego de guardarla por una semana o si el aspecto o el olor del producto ha cambiado sustancialmente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1 cucharada de algas marinas secas en polvo
  • Molinillo de café
  • Bol pequeño
  • 1 o 2 cucharadas de agua tibia
  • Tenedor
  • 1 cucharadita de gel de aloe vera (opcional)
  • 1 cucharadita de miel (opcional)

Instrucciones

  1. Rompe las láminas o piezas de algas marinas secas con tus manos hasta que estén lo suficientemente pequeñas para que quepan en un molinillo de café.

  2. Muele las algas marinas hasta hacer un polvo; necesitas alrededor de 1 cucharada de polvo de algas marinas en total.

  3. Vierte el polvo de algas marinas en un bol pequeño y agrega 1 cucharada de agua tibia. Mezcla con un tenedor, agregando otra cucharada de agua tibia, si es necesario, para lograr una pasta de consistencia espesa.

  4. Agrega 1 cucharada de gel de aloe vera, 1 cucharadira de miel, o ambos , a la pasta. Revuelve hasta mezclar. Si es necesario, agrega más agua para lograr la textura deseada. También puedes saltarte estos ingredientes por completo si lo deseas, aunque el aloe ayuda a curar las irritaciones de la piel que puedas tener y la miel da el efecto humectante a la mascarilla y actúa como conservante.

  5. Aplica la mascarilla de algas marinas en tu rostro, dejándola por 20 minutos, enjuaga con agua tibia y seca dando golpeteos. Usa esta mascarilla hasta dos veces por semana como parte de tu rutina de belleza regular.

Consejos y advertencias

  • Puedes sustituir el agua por un aceite a tu elección, el de jojoba y el de almendras dulces son dos favoritos, en los pasos 2 y 3 si lo deseas. Tanto el aceite de jojoba como el almendras dulces no son grasos, se absorben fácilmente y ayudan a suavizar la piel. El aceite de jojoba también tiene propiedades antimicrobiales, mientras que el aroma del de almendras dulces puede enmascarar el olor fuerte de las algas marinas.
  • Las algas marinas se encuentran en las tiendas naturistas y en algunas tiendas étnicas; también las puedes encontrar en muchos supermercados importantes.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por maria eugenia gonzalez