Máscara facial casera a base de miel

Un placer pringoso, dulce y sano, la miel es esencial en la mayoría de las despensas de las cocinas. Pero la miel no solo es buena para añadir un poco de sabor al té o para darle más gusto a un emparedado de mantequilla de maní. También puede servir para el cuidado de la piel. Este producto completamente natural es un humectante, de manera que no solo retiene la humedad sobre la piel sino que la atrae. La miel tiene propiedades antimicrobianas, por lo que ayuda a combatir las bacterias que causan el acné en la piel. Cuando busques un rápido remedio para tu piel, independientemente de cuál sea tu tipo de cutis, recurre a la miel y prepara una máscara facial casera.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1/2 aguacate maduro
  • Fuente
  • Tenedor
  • 1 cucharadita de aceite de oliva o de coco
  • 1 cucharada de semillas de hinojo
  • Miel
  • Toalla para el rostro
  • Clara de huevo
  • 1 cucharada de arcilla cosmética verde
  • 6 pétalos de rosa frescos
  • Cuchillo (opcional)
  • 2 cucharadas de agua de rosas
  • 1 cucharada de yogur natural
  • 2 cucharadas de glicerina
  • 1 cucharadita de azúcar morena
  • 2 cucharadas de almendras
  • Licuadora, procesadora de alimentos o picador de mano
  • 1/2 cucharadita de jugo de limón
  • 1 gota de aceite esencial de lavanda

Instrucciones

    Máscara de miel para piel seca

  1. Coloca 1/2 aguacate maduro en una fuente, y haz un puré con un tenedor.

  2. Agrega 1 cucharadita de aceite de oliva o de coco, 1 cucharada de semillas de hinojo y 2 cucharaditas de miel, luego revuelve con una cuchara hasta integrar los ingredientes.

  3. Aplica la mezcla sobre tu rostro con pequeños movimientos circulares. Deja la máscara de miel sobre tu rostro por espacio de 20 minutos, enjuaga con agua tibia y seca tu piel con golpecitos.

    Máscara de miel para piel grasa

  1. Coloca una clara de huevo en una fuente.

  2. Agrega 1 cucharadita de miel y 1 cucharada de arcilla cosmética verde. Revuelve bien con una cuchara hasta que se forme una pasta. Si la pasta es muy espesa y no es fácil de extender, agrega unas pocas gotas de agua de a poco y revuelve hasta lograr la consistencia deseada.

  3. Aplica la pasta sobre tu piel. Déjala allí de 15 a 20 minutos, luego enjuaga con agua tibia y seca tu rostro con golpecitos.

    Máscara de miel para piel mixta

  1. Tritura seis pétalos de rosa en una fuente. Rompe los pétalos en pedazos pequeños con tus dedos, o usa un cuchillo para picarlos finamente.

  2. Agrega 2 cucharadas de agua de rosas, 1 cucharada de miel y 1 cucharada de yogur natural, luego revuelve con una cuchara para mezclar los pétalos de rosas con los demás ingredientes.

  3. Aplica la mezcla sobre tu rostro. Déjala allí durante 10 minutos, luego enjuaga con agua tibia y seca con golpecitos.

    Máscara de miel para piel sensible

  1. Coloca 1 cucharada de miel en una fuente.

  2. Agrega 2 cucharadas de glicerina y 1 cucharadita de azúcar morena, luego revuelve con una cuchara para mezclar los ingredientes.

  3. Aplica suavemente el exfoliante sobre tu rostro. Déjalo por espacio de cinco minutos y luego retíralo con agua tibia y seca tu piel con golpecitos.

    Máscara de miel para piel normal

  1. Muele 2 cucharadas de almendras hasta conseguir un polvo fino. Usa una procesadora de alimentos, una licuadora o un picador de mano para triturarlas, luego viértelas en una fuente.

  2. Agrega a las almendras 1 cucharadita de miel, 1/2 cucharadita de jugo de limón y 1 gota de aceite esencial de limón. Revuelve con una cuchara hasta formar una pasta. Si es demasiado espesa, agrega unas pocas gotas de agua para alivianarla.

  3. Hazte masajes con la máscara sobre tu rostro. Déjala asentarse durante cinco minutos, enjuaga con agua tibia y seca tu piel con golpecitos.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por irene cudich