Cómo tener más energía en el día de juegos

Los deportes competitivos requieren una gran cantidad de energía. Mientras corres, pateas y realizas las cosas del juego, la sangre llega rápidamente a tus músculos. Tu cuerpo convierte los depósitos de glucógeno en energía para extender tu rendimiento. Si no te preparaste adecuadamente para el juego, tus depósitos de glucógeno estarán bajos y no podrás jugar de la mejor manera. Prepararte unos días por adelantado significa que tienes energía óptima pra jugar y ganar el día del juego.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Descansa durante el día anterior al juego. Usar los depósitos de energía del cuerpo mediante un entrenamiento excesivo el día anterior puede llevar a un menor nivel de energía. Mientras que no necesitas descansar completamente, realiza ejercicios de baja intensidad que no agoten tus músculos o vacíen tus depósitos de energía para estar listo para el juego.

  2. Come una cena basada en carbohidratos complejos la noche anterior al juego. Estos ayudan a aumentar los depósitos de glucógeno, así que tu cuerpo tiene de dónde tomarlo prestado cuando realizas el deporte. Evita los carbohidratos refinados, que incluyen cereales con azúcar, pan blanco y caramelos. Estos causan un gran golpe de energía seguido por un agotamiento y fatiga. En vez de eso, batatas, pasta de trigo integral, frutas y legumbres son las mejores elecciones para aumentar la energía.

  3. Come un desayuno el día del juego. Cuando elijas las comidas, recuerda que los carbohidratos complejos dan energía, mientras que la proteína ayuda a sentirte lleno y satisfecho. Incorpora un burrito o avena y yogur para seguir sintiéndote satisfecho durante el día. Incluso si tu juego es a la noche, un buen desayuno es una base sólida donde construir otras comidas.

  4. Guarda unos tentempié para comer antes y durante el juego. Mientras juegas, gastas las reservas de energía de manera rápida. Necesitas calorías y carbohidratos para ayudarte a reemplazar tu energía quemada. Las galletas y queso o frutas y yogur hacen excelentes tentempiés ligeros para ayudarte a estar energizado.

  5. Toma mucha agua mientras juegas. Una de las marcas de la deshidratación es una fatiga repentina y menor rendimiento. Pierdes agua mediante el sudor mientras juegas, por lo cual tomar entre 7 a 10 onzas de agua por cada 10 a 20 minutos de ejercicio es necesario. Las bebidas deportivas contienen carbohidratos y potasio para reemplazar los niveles de agua en el cuerpo, pero son solo necesarias si planeas jugar más de 90 minutos.

Consejos y advertencias

  • Nunca dependas de las bebidas de energía con cafeína para el rendimiento deportivo. Mientras que pueden ayudarte a sentir temporalmente energizado, la energía de carbohidratos complejos es más duradera y no causará una caída repentina en la energía cuando se vaya el efecto.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por lucas huidobro