¿Por qué es más difícil perder peso al envejecer?

No es un mito que perder peso es más difícil conforme envejeces. Las mujeres que tienen bebés a una edad mayor tardan más para bajar el peso ganado durante el embarazo. Sin embargo, para las personas que tratan de perder unas libras después de los 40 años será más complicado que si tuvieran 20. Conforme el cuerpo cambia, también tu sistema para perder peso.

Pérdida muscular

Conforme envejeces, tu metabolismo se vuelve más lento por varias razones. Una de ellas es la pérdida muscular. De acuerdo con un artículo de la revista "Woman’s Day" en 2010, pierdes 1/2 libra de músculo cada año al cumplir los 30. Los músculos aceleran el metabolismo, así que, conforme se pierden, el metabolismo se vuelve más lento. La única forma de prevenir la pérdida muscular es ejercitarse regularmente, de dos a tres veces por semana.

Incremento de grasa

Si has hecho dietas a lo largo de tu vida, has cambiado tu composición corporal. Cuando abandonas la dieta, pierdes más músculo que grasa; al dejar la dieta recuperarás el peso, pero en forma de grasa y no músculo. Al final, pesarás lo mismo pero con un porcentaje más alto de grasa; la grasa es más difícil de perder que el músculo o el peso en agua. Lo que significa que la próxima vez que trates de perder peso, será más complicada que la vez anterior. Imagina que si haces esto por 20 años o más, perder peso será cada vez más difícil.

Consumo de calorías

Al envejecer, el nivel de actividad física disminuye. Añade a eso el hecho de que tu metabolismo es más lento y tendrás un problema. A menos de cambies la cantidad de calorías que consumes, ganarás peso o, al menos, será difícil perderlo. De acuerdo con la dietista profesional Bonnie Taub-Dix del American Dietetic Association, con sólo reducir 100 calorías puedes mantener tu peso actual.

Estrés

El nivel de estrés aumenta con la edad. La presión profesional con la presión del hogar incrementan fácilmente. Expertos, como la Dra, naturista Laurie Steelsmith, creen que esto más el estrés complican la pérdida de peso. Cuando estás estresado, tu cuerpo libera cortisol, una hormona que aumenta el tiempo de reacción y te mantiene a salvo; aunque el estrés experimentado no sea por una situación muy grave, el cuerpo termina por no utilizar el cortisol y esa hormona se convierte en grasa corporal. Si encuentras cómo controlar el estrés, el peso en escala puede empezar a ceder.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por diana i. almeida