¿Qué es más beneficioso, el jugo de remolacha o la remolacha cocinada?

Las remolachas (beets) son hortalizas que pertenecen a la familia quenopodiácea, que incluye también a la acelga, la espinaca y la quinoa. Las remolachas contienen pigmentos únicos clasificados como betalaínas que tienen numerosas propiedades beneficiosas para tu salud. No se han realizado estudios humanos a gran escala para poder determinar el nivel de consumo mínimo de betalaínas, pero la mayoría de los expertos en nutrición recomiendan añadir remolachas a tu dieta de una o dos veces por semana. El jugo de remolacha es una fuente concentrada de betalaínas, aunque las remolachas cocinadas contienen mucha más fibra. Muchos de los nutrientes contenidos en esta hortaliza son destruidos por el calor, así que deberás tener cuidado al cocinarlos.

Remolachas

Las remolachas son una fuente muy rica de fitonutrientes llamados betalaínas (pigmentos carotenoides rojos y amarillos). La betanina y la vulgaxantina son dos betalaínas bien estudiadas de las remolachas y ambas presentan fuertes propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias y desentoxicantes, de acuerdo con la Guía de Referencia “Natural Standard Herb & Supplement Reference: Evidence-based Clinical Reviews". Las betalaínas tienen una afinidad especial para el sistema nervioso, especialmente para tus ojos. Las remolachas son también muy buenas fuentes de folato y manganeso, potasio, vitamina C y fibra dietética. Los pigmentos de betalaína se encuentran en algunos otros alimentos, como la acelga y el ruibarbo, pero las remolachas tienen la concentración más alta.

Jugo de remolacha

El hacer jugo de cualquier vegetal es usualmente una manera rápida y conveniente de consumir una gran cantidad de nutrientes sin tener que estar masticando la fibra de celulosa. El jugo de remolacha, también llamado jugo de betabel, tiene un sabor ligero y combina bien con muchos otros jugos de vegetales y frutas. El jugo de remolacha es conocido por sus propiedades como purificante de la sangre, debido a sus propiedades antioxidantes y de desintoxicación. El consumir remolacha incrementa la producción de tu cuerpo de glutation, que ayuda a tu cuerpo a desintoxicarse, atrapando numerosas toxinas y llevándolas al colón, en donde son evacuadas. El jugo de remolacha puede también mejorar la composición de la sangre, estimulando la producción de glóbulos rojos, mejorar la estamina, disolver las piedras de los riñones y reducir la presión arterial, esto de acuerdo con el libro sobre superalimentos, “Superfoods: The Healthiest Foods on the Planet".

Remolacha cocinada

Las betalaínas y algunos otros nutrientes se reducen en las remolachas cocinadas, porque son sensibles al calor, de acuerdo con el libro “Nutritional Sciences for Human Health". Conforme el tiempo y la temperatura se incrementen, el contenido de betalaínas y vitamina C disminuye de manera constante. Por lo tanto, es mejor cocinar al vapor la remolacha por menos de 15 minutos u hornearla a baja temperatura por menos de una hora para poder conservar la mayoría de sus nutrientes. Las remolachas cocinadas tienen un contenido mucho más alto de fibra dietética comparados con el jugo debido a que el proceso de extracción del mismo remueve un 9 por ciento de la fibra. La fibra dietética es bien reconocida por su capacidad para reducir los niveles de colesterol en la sangre, controlar el hambre y promover la regularidad de los movimientos intestinales.

Precauciones

El beber jugo de remolacha o comer remolachas cocinadas hará que tu orina se torne roja. Aproximadamente de un 10 a un 15 por ciento de las personas experimentan un enrojecimiento de la orina después de consumir esta hortaliza. No se considera a esta condición problemática, pero sí puede indicar un problema con el metabolismo del hierro. Consulta con tu médico si tu orina se torna rojiza después de consumir remolacha.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por reyes valdes