Cómo ir más allá del dolor cuando corres

Correr causa molestias y dolores de van de los mínimos a los severos. La mayoría del dolor viene de ir más allá de tus límites cuando corres. Los músculos doloridos resultantes, la incomodidad en las articulaciones, calambres y dolores laterales a menudo hacen que los corredores bajen o eliminen el ejercicio a corto plazo. Aprender a ir más allá del dolor normal asociado con correr te permite desarrollar tu resistencia y aumentar tu habilidad para correr. Los corredores necesitan aprender la diferencia entre un dolor que debes pasar por alto y uno por el cual debas detenerte para recuperarte.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Prepara tu cuerpo antes de correr para reducir o prevenir el dolor. Come saludablemente antes e hidrata tu cuerpo para darle potencia a tu carrera. Calienta tu cuerpo para preparar tus músculos para la carrera y hazte cargo de cualquier dolor menor que sientas.

  2. Corre con un compañero, especialmente en las carreras de entrenamiento largas. Escoge una persona que se mejor corredora que tú para que pueda animarte a continuar. Verla correr un poco más adelante que tú te da un objetivo para seguir adelante. Un compañero también puede ayudar a distraerte para que no te enfoques mucho en el dolor.

  3. Traza tu ruta para correr basándote en la distancia que quieres cubrir. Esto te da una meta para enfocarte cuando empieces a sentir dolor. Usar la misma ruta te ayuda a familiarizarte y sentirte cómodo para que puedas ir más allá del limite cada vez, incluso con dolor.

  4. Enfócate en tu respiración mientras corres. Haz respiraciones profundas para asegurarte de que tu cuerpo obtenga el oxígeno necesario. Enfocarte en tu respiración también te distrae de otros dolores o molestias que puedas sentir.

  5. Piensa en otras situaciones además de correr, como un evento próximo o una situación de trabajo. Resuelve un problema matemático o desafíate a pensar palabras que sean de una categoría en particular. Enfocarte en otra cosa que no sea el dolor y correr te ayudará a seguir incluso cuando te sientas incomodo ya que tu mente estará distraída.

  6. Ponte metas pequeñas para correr para seguir. Di que correrás a la siguiente intersección; luego cambia esto a la siguiente curva del camino. Esto hace que la carrera sea más soportable incluso si estás sintiendo dolor.

  7. Visualízate terminando la carrera, ya sea que estés entrenando o compitiendo. Enfócate en el resultado final para que puedas ir más allá del dolor para llegar a donde tienes que llegar.

  8. Ten un mantra presente en tu cabeza que te ayude a lidiar con el dolor. Di el mantra en voz alta si necesitas un empujón extra para pasar del dolor.

  9. Detén tu carrera si sientes un dolor repentino y severo en tu cuerpo, ya que puede indicar una lesión. Ir más allá del dolor de una lesión puede resultar en un daño severo, forzándote a retirarte de correr por un largo periodo de tiempo. Ponte hielo en el área dolorida y toma algún medicamento de venta libre para el dolor. Ve al médico si el dolor no disminuye o empeora.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez