Cómo marinar costillas y lomo de cerdo

Marinar las costillas o el lomo de cerdo añade suavidad y sabor adicional. Un buen adobo ayuda a romper las fibras musculares resistentes a la vez que nutre la carne con sabor. Un ácido de algún tipo, como el que se encuentra en el jugo de los cítricos, el vinagre o el vino es necesario para este proceso. El aceite evita que la carne se cocine con el adobo y las especias agregan sabor. Si estás marinando lomo de cerdo o costillas de cerdo, puedes marinarlas en casa o usar alguna que venga marinada previamente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Sal gruesa
  • Pimienta molida
  • Aceite
  • Vinagre, vino o jugo de cítricos
  • Pequeño cuenco
  • Condimentos
  • Batidor
  • Bolsa con cremallera de plástico

Instrucciones

  1. Enjuaga la carne de puerco con agua fría y sécala con toallas de papel.

  2. Espolvorea sal gruesa y pimienta molida en todos los lados de la carne de cerdo y presiona la carne con el dorso de una cuchara o con los dedos. Esto retira humedad de la carne, la cual vuelve a ella durante la cocción, lo que ayuda a evitar que se reseque.

  3. Coloca cantidades iguales de aceite y vinagre, vino o jugo de cítricos en un cuenco. Añade sazonadores al gusto y bátelos.

  4. Coloca las costillas o el lomo en una bolsa plástica lo suficientemente grande para contenerlos.

  5. Añade el adobo a la bolsa y masajea la carne para asegurarte de que el adobo la recubre por completo.

  6. Expulsa el aire de la bolsa plástica, ciérrala bien y colócala en el refrigerador.

  7. Marina la carne por al menos 30 minutos o durante toda la noche. Dale la vuelta a la bolsa de vez en cuando para mantener la carne cubierta de adobo de forma uniforme.

Consejos y advertencias

  • Añade ajo picado y cebolla picada a la marinada para obtener un sabor más contundente.
  • Nunca dejes que la carne de puerco se marine fuera del refrigerador durante toda la noche, pues esto puede provocar que se desarrollen bacterias en ella.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por ulises domínguez