Mareos por la inversión

La inversión es cuando te cuelgas cabeza abajo o eres colocado en esta posición. Puedes usar una tabla o aparato de inversión para aliviar el dolor de espalda y descomprimir la columna vertebral. Al estar en posición invertida, tu cuerpo tiene menos presión gravitacional contra los nervios y los discos de la espalda y el cuello. Si bien te relajas, al estar colgando cabeza abajo, puedes experimentar la afluencia de sangre hacia tu cabeza que puede producirte mareos y vértigo.

Causas

Si usas una tabla de inversión para relajación o una patología médica, querrás obtener los máximos beneficios cada vez que te cuelgas cabeza abajo. Cuando comienzas la transición de estar en posición vertical y te recuestas para tomar una posición invertida, la sangre se precipita desde las extremidades inferiores hacia tu cabeza. Esta sensación puede resultar desagradable y se denomina "head rush" (se subió la sangre a la cabeza). Esto puede producir una gran presión y malestar a le vez que mareos, explica Energy Center.

Tipos

Puedes invertir tu cuerpo de varias maneras. Un método es usar una máquina de inversión. Esta se puede comprar en una tienda de equipos de gimnasia o puedes usar una en tu gimnasio local. Desde una posición vertical de pie, aseguras tus tobillos a las abrazaderas de la tabla. Recostado sobre la espalda, te empujas hacia atrás hasta lograr el ángulo deseado. Puedes sostenerte con la ayuda de los barandales laterales o el piso. The Yoga Journal sugiere utilizar las posturas de inversión, como las posturas parado en las manos, el pavo real y el palo de hombros, con las que también se practica inversión.

Técnicas

Es importante que la primera vez que inviertes tu cuerpo lo hagas gradualmente en un ángulo pequeño y luego trabajes hasta llegar a la inversión completa, esto te ayudará a prevenir un súbito mareo y la sensación de inestabilidad. Energy Center explica que deberías comenzar a acostumbrarte a la tabla de inversión inclinándote hacia atrás en un ángulo de 20 a 30 grados para comenzar. Sigue con incrementos pequeños y luego de algunos minutos tu cuerpo se acostumbrará a la sensación. Aumenta la inversión hasta 60 grados y luego a 90 grados hasta que puedas soportar los efectos.

Precaución

Las personas practican la inversión para reducir el dolor de espalda, estirar sus músculos y alinear su columna vertebral. Al realizar la inversión lentamente cada vez minimizas los riesgos de marearte. Para sentirte mejor durante y luego de una inversión toma algunas precauciones para evitar lastimarte. Si estás usando una tabla, asegúrate que las cintas para los tobillos esté trabadas y aseguradas, no querrás que tus pies se resbalen. Usa medias cómodas para evitar que las cintas irriten tu piel. Si lo practicas sobre el piso, usa una manta o hazlo sobre un tapete, un almohadón y una estructura sólida contra la que puedas apoyarte.

Advertencia

Ten en cuenta cualquier problema de salud que podrías haber tenido antes de realizar una inversión. Cuando te cuelgas o te apoyas cabeza abajo, tu frecuencia cardíaca disminuye y la presión sanguínea puede aumentar levemente. Esto podría hacer que te sientas aturdido, especialmente al volver a la posición vertical. Si padeces enfermedad cardiovascular, hipertensión o glaucoma, consulta a tu médico antes de comenzar.

Más galerías de fotos



Escrito por julie boehlke | Traducido por paula santa cruz