Mareo posterior a la rutina de ejercicio

Acabas de terminar tu sesión de ejercicio y comienzas a sentirte mareado y desorientado, tal como si estuvieras a punto de desmayarte. Además, tu corazón late más a prisa y te preguntas si esto es un efecto normal del ejercicio o un signo de algo más serio. El comprender las causas de que experimentes estos síntomas puede ayudarte a prevenirlos y a reducir el número y duración de los episodios.

Causas

Puedes sentirte mareado después de ejercitarte si no has comido en un periodo largo de tiempo, lo que ocasiona que tengas un nivel bajo de azúcar en la sangre. El ejercicio vigoroso puede causar que tu presión arterial disminuya, lo que a su vez puede producir esa sensación de estar mareado y desorientado, de acuerdo con Up to Date. Además, si no tienes suficientes líquidos en tu sistema es posible que comiences a sudar demasiado, lo que ocasionará la pérdida de los electrolitos necesarios para mantener esos fluidos y además hará que tu corazón lata más rápido. El resultado final es que sentirás más calor y posiblemente te encontrarás mareado o desorientado.

Riesgos

De acuerdo con The New York Times, algunos grupos de personas tienen mayores probabilidades de experimentar la sensación de estar desorientados o mareados, junto con otros efectos negativos del ejercicio excesivo. Entre estas personas se cuentan los que tienen problemas de presión arterial, diabetes, angina inestable, una historia de ataques cardiacos o enfermedades cardiacas serias. Si has llevado una vida sedentaria por un periodo muy largo de tiempo, sé cuidadoso cuando realices ejercicio vigoroso.

Prevención

Puedes prevenir estas sensaciones si comes algo pequeño antes de hacer ejercicio o una comida completa tres o cuatro horas antes de entregarte a tu actividad física. Toma líquidos antes, durante y después de tu rutina física para prevenir la deshidratación. No olvides enfriar tu cuerpo con ejercicios al final de tu rutina: toma 5 minutos después del ejercicio fuerte para caminar lentamente y estirarte, con el objetivo de hacer descender tu ritmo cardiaco, de acuerdo con Up to Date. Este breve periodo también te ayudará a reducir la cantidad de ácido producido en las células del cuerpo y que fue liberado durante el ejercicio. El resultado es que una mayor cantidad de sangre podrá circular, lo que a su vez ayudará a impedir que tu presión arterial disminuya y, por lo tanto, a impedir que te sientas mareado o desorientado.

Tratamiento

De acuerdo con Go Ask Alice, una fuente de información sobre la salud y el bienestar que proviene de la Columbia University, si experimentas estas sensaciones después de hacer ejercicio, debes recostarte de tal forma que tu cabeza esté a la misma altura que tu corazón; no permitas que tu cabeza quede por debajo de tu cuerpo. Esto ayudará a restaurar el flujo de sangre al cerebro y a terminar con el mareo o la sensación de estar desorientado. Conforme te sientas mejor puedes ingerir una bebida electrolítica que te ayude a restaurar el balance de líquidos en tu sistema, o algo distinto como un plátano o unas galletas, que te ayudarán a darle minerales a tu cuerpo.

Advertencia

De acuerdo con Go Ask Alice, la mayor parte de las veces el sentirse desorientado o mareado después del ejercicio no debe preocuparnos; sin embargo, si tomas ciertas medidas para reducir estos síntomas y aún así los experimentas después de ejercitarte, debes buscar atención médica. Tu doctor puede recomendarte una rutina alternativa de ejercicios y hacerte pruebas diagnósticas para examinar tu corazón, tu presión sanguínea y tu función pulmonar.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por karly silva