Mareo después de levantarse o ejercitarse

Sentirse mareado después de levantarse o de hacer ejercicio puede ser aterrador y debilitante, pero no siempre es consecuencia de una enfermedad grave. El mareo ocasionado por levantarse se conoce como hipotensión ortostática o hipotensión postural. Normalmente es resultado de un problema subyacente, como deshidratación, una causa común de mareo después del ejercicio. Los mareos leves no necesitan tratamiento, pero si te mareas de forma constante o es grave, consulta con un médico.

Características

La hipotensión ortostática con frecuencia es leve pero puede conducir a un desmayo si es grave. También puedes presentar otros síntomas como dolor en el pecho, náusea, fatiga, debilidad o visión borrosa. Todos estos síntomas ocurren por que tu presión arterial no es o suficientemente alta. Cuando te levantas o dejas de ejercitarte súbitamente, tu cuerpo tiene que ajustarse incrementando tu presión arterial lo suficiente como para continuar bombeando sangre por todo tu cuerpo, sobre todo a tu cerebro. Si tienes hipotensión ortostática, este mecanismo de ajuste no funciona y tu cerebro no recibe la suficiente sangre y oxígeno por lo que sientes mareo.

Causas

Si estas presentando mareos al levantarte o ejercitarte, una causa probable es la deshidratación, sobre todo si has estado sudando mucho. La deshidratación disminuye tu volumen circulante, lo que disminuye tu presión arterial. No comer lo suficiente puede causar algo similar. Otras posibles causas incluyen la toma de medicamentos, la edad, el embarazo, un número bajo de glóbulos rojos, enfermedades cardíacas o las que afectan al sistema endocrino como la diabetes o el hipertiroidismo. La enfermedad de Parkinson, un trastorno degenerativo del sistema nervioso que afecta al cerebro, con frecuencia resulta en hipotensión ortostática y mareos.

Prevención

Para evitar la deshidratación, toma suficiente agua a lo largo del día. Evita beber alcohol por que puede fácilmente deshidratarte. Asegúrate de comer lo suficiente en el día y evita saltarte comidas. El sitio web de la Clínica Mayo recomienda respirar profundamente antes de levantarte y moverte lentamente, para enderezarte de forma gradual. Incluye un periodo de relajación después de tu rutina de ejercicio para que le des tiempo a tu cuerpo de ajustar la presión arterial. Evita estar de pie o sentado por periodos prolongados.

Tratamiento

Tan pronto como comiences a marearte, siéntate o acuéstate por algunos minutos. Toma agua si estás deshidratado o come un bocadillo si tienes hambre. Los síntomas deben desaparecer después de unos minutos de reposo. Busca atención médica si persisten. Si estás tomando medicamentos, tu doctor puede disminuir la dosis o prescribir uno alternativo. En algunos casos, él puede prescribir un medicamento para incrementar el volumen de líquido en tu sangre o disminuir el tamaño de tus vasos sanguíneos, ambos con el propósito de subir tu presión arterial. Si tienes un problema médico subyacente responsable de tus mareos como una enfermedad cardíaca, pueden prescribirse otros medicamentos.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por karly silva