¿Qué máquinas de ejercicios ofrece el mejor entrenamiento de cuerpo entero?

Si estás cansado de la misma rutina de gimnasio, puede que sea hora de probar algo diferente. A menudo puedes evitar la meseta temida de aptitud con sólo introducir un poco de variedad en tu rutina. Incluso puedes estar pasando por alto uno de los mejores entrenamientos disponibles para la totalidad del cuerpo. Las máquinas de remo reclutan más músculos que la mayoría de otras formas de ejercicio, proporcionando una intensa sesión de entrenamiento cardiovascular y tonificación de todos los principales grupos musculares involucrados.

La ciencia detrás del remo

Si bien muchas formas de ejercicio se promociona como corporales, debido a que utilizan más de un grupo muscular, el remo puede legítimamente hacer esta afirmación. El remo requiere un uso significativo de los hombros, bíceps, tríceps, pecho, espalda, abdominales, glúteos, isquiotibiales, cuádriceps y pantorrillas. Contrariamente a la creencia popular, el remo es mucho más que un entrenamiento superior del cuerpo, ya que las piernas proporcionan la mayor parte de la energía. Además de los músculos necesarios durante el "avance" o del remo en sí, los isquiotibiales y tríceps proporcionan estabilidad muy necesaria en el final de la brazada y durante la "recuperación", o fase de reposo.

Saca tus propias cuentas

En cuanto a las calorías quemadas y la energía gastada, el remo está mejor que muchas otras formas más populares de ejercicio. Según la calculadora de gasto diario de energía en HealthStatus.com, una persona de 150 libras (68 k) puede quemar más de 450 calorías por hora haciendo remo a un ritmo moderado y cerca de 600 calorías a un ritmo más vigoroso. Además, según un estudio publicado en Harvard Women’s Health Watch,” remar en incluso una intensidad muy moderada produce un equivalente metabólico ("MET", por sus siglas en inglés) de entre 6 y 8, que es comparable correr una milla (1,6 km) en 12 o 13 minutos. Los equivalentes metabólicos miden la cantidad de energía necesaria para sostener una actividad y es un indicador preciso de la intensidad del ejercicio y el calibre de un entrenamiento.

Haz una investigación

Antes de poder obtener todos los beneficios de un entrenamiento de remo, debes aprender la técnica apropiada. Esto garantizará el máximo de resultados y ayudará a prevenir lesiones. Al igual que con la mayoría de las formas de ejercicio, la eficiencia es una prioridad cuando remas. Las brazadas debe ser larga y fluida para ayudarte a ir más lejos y más rápido mientras que gastas la menor cantidad de energía. Familiarízate con el monitor de rendimiento, que mide la frecuencia de brazada en golpes por minuto, el tiempo transcurrido, la distancia remada, las calorías quemadas y el ritmo, que normalmente se mide en relación a los 500 metros. Puede ser útil consultar a un vídeo de instrucción en línea o conseguir la ayuda de alguien experimentado para garantizar la forma adecuada.

Pon a prueba

Una vez que te sientas cómodo con la técnica de remo, puedes empezar a personalizar tus entrenamientos. Para empezar, establece la resistencia a 3 o 4 y tratar de remar sin parar durante 20 a 30 minutos, concentrándote en una buena postura y manteniendo un ritmo constante. Un buen número, es en cualquier lugar entre 18 y 24 brazadas por minuto. Con el tiempo, puedes intentar entrenamientos donde varías la frecuencia de la brazada y la intensidad de tu remo o introducir intervalos. Para aún mayor variedad, prueba varias distancias, tales como 500 metros o 1.000 metros, o rema durante cinco minutos y trata de llegar lo más lejos posible.

Más galerías de fotos



Escrito por rebekah joy | Traducido por mariana nonino