Maquillaje líquido vs. polvos

Escrito por Crystal P. Smith

¿Cremas o polvos? Cuando se trata de maquillaje, esa es la pregunta urgente, y a veces confusa. Con tantos productos a nuestra disposición, la búsqueda de la fórmula correcta de la base, el bronceador, el rubor y la sombra de ojos es casi tan desalentadora como una búsqueda de huevos de Pascua en Disneylandia. La clave del éxito es establecer tus propios objetivos para el maquillaje y luego ver qué tipo de maquillaje es el más natural.

Hay una crema y un polvo para todos.

Lori Taylor, artista del maquillaje de Smashbox Cosmetics

La base

Entiende tu tipo de piel y tu estilo particular para ayudarte a elegir.

Cuando se busca entre las opciones de base "siempre se reduce al tipo de piel y el acabado que quieres", dice Lori Taylor, artista de maquillaje de Smashbox Cosmetics.

Elegir la base incorrecta puede arruinar tu maquillaje. "Los polvos son geniales para los tipos de piel aceitosos. Las cremas ofrecen más hidratación, por lo que son mejor para pieles secas, pero tienden a rellenar las líneas finas y las arrugas", dijo Jeffrey English, un artista profesional de Sephora.

Taylor cree que aquellos que tienen piel oleosa pueden aprender a usar productos en crema exitosamente con algo de práctica, mientras que una persona con piel normal o seca puede probar casi todo. Taylor sugiere una base para todo tipo de piel, que describe como "el puente entre el cuidado de la piel y el color".

Luego, sé clara sobre el tipo de acabado que buscas. ¿Quieres un acabado mate, con brillo o puro? ¿Buscas un estilo sin defectos para la noche? Los polvos se ven más natural porque proveen menos cobertura y tienen menos pigmentos, lo que los hace geniales para aquellos que tienen una piel genéticamente superior. Las bases en crema tienden a tener muchos pigmentos y mayor cobertura, pero no duran tanto como los polvos (lo que las hace una gran opción para las salidas nocturnas, pero no siempre es la mejor opción para un día largo). "Los polvos generalmente tienen un acabado mate, al menos que tengan iluminadores", dijo English. "Las cremas pueden imitar el brillo de la piel natural, dejando que se vea fresca y apagada".

Otra consideración es la facilidad de la aplicación. Las fórmulas en crema pueden ser aplicadas y esparcidas con los dedos, mientras que los polvos son más portátiles pero necesitan ser aplicados con un pincel. "Los polvos son geniales para los retoques, para absorber la oleosidad, y son fantásticos para mantener el diseño del maquillaje que tiende a durar más que las variedades en crema", dijo English.

Incluso con todo esto en consideración, elegir entre un producto en crema o en polvo no tiene que ser tan definitivo. Gracias a los avances tecnológicos en la industria de la belleza, muchas fórmulas en crema ahora no tienen aceites, haciendo que sean geniales para una piel oleosa o propensa al acné. Y algunos polvos, especialmente los minerales, pueden funcionar para los tipos de piel más seca. En general, dijo Taylor, "Hay una crema y un polvo para cada persona".

Al crear tu estilo, recuerda que las fórmulas en crema y en polvo pueden ser usadas juntas y que, según English, suele ser mejor hacerlo. "Creo que usar muchas fórmulas siempre resulta mejor. Hay definitivamente un equilibrio delicado entre la humectación y la sequedad. Demasiados hidratantes en un producto pueden hacer que se mueva, así que usar un polvo para fijar el maquillaje es mejor", dijo English. "También me gusta mucho cómo se ve el maquillaje cuando las fórmulas en crema son aplicadas bajo los polvos, porque provee un brillo natural que todos ansían. Un gran consejo es aplicar toques de crema bajo una base en polvo. Esto recrea la imagen de la sangre subiendo naturalmente a tus mejillas".

El clima también es un factor. Una buena idea es cambiar tu fórmula de la base basándote en el clima en el que vives y en la estación. Una base en crema puede tener más sentido para un invierno en Nueva York, y un polvo o un humectante ligero sería adecuado para un verano en Arizona. Como en cualquier otra rutina de belleza, pide muestras y pruébalas antes de comprometerte.

Bronceador

El tipo más común de bronceador viene en una fórmula en polvo y puede ser fácilmente aplicado con un pincel para dar un contorno a la cara. Los basados en líquidos han surgido recientemente. Si bien le dan un brillo general a la piel, son más difíciles de aplicar. Los bronceadores en crema o líquidos son más pigmentados que los en polvo, pero pueden ser mezclados con tu base o humectante para darle un color general lindo a tu cara. También puedes aplicar bronceadores líquidos con una esponja o con tus dedos, pero suelen ser más difíciles de combinar que las fórmulas en polvo.

Rubor

Combina rubor en crema y en polvo para un estilo más intenso.

Los rubores en crema son más pigmentados y son geniales para colocar debajo de un rubor en polvo para darle más intensidad. Como con otros tipos de maquillaje, elegir un rubor en polvo o en crema se reduce al acabado que quieres y a tu tipo de piel. Si eres propensa al acné, poner capas de demasiados productos en crema podría saturar a tu piel. Si estás probando la nueva tendencia del rubor, una fórmula en crema te da un lindo brillo. Si quieres aumentar la intensidad, coloca una capa de polvo y combina.

Sombra de ojos

Las tres claves al probar un nuevo maquillaje

  1. Sé consistente. Usa el producto consistentemente por al menos una semana. Muchas tiendas proveen muestras de productos de belleza, así que aprovecha la oportunidad para ver qué funciona antes de comprometerte con la versión de tamaño original.
  2. Sé exigente. Sólo porque puedas conseguir una muestra, no significa que deberías. Sólo pide muestras de dos o tres productos que puedan quedarte bien para compararlas con la variedad del día a día. Si estás comprando un bronceador, prueba una fórmula mate, una con brillo y quizás una fórmula líquida.
  3. Sé realista. Usa el producto como lo harías normalmente, combinándola con productos que ya uses. Si estás probando un nuevo lápiz labial, úsalo con tu maquillaje normal para ver si es un estilo que te queda bien.