El té de manzanilla y la presión sanguínea

El té de manzanilla es lo suficientemente suave para calmar a los bebés de los molestos cólicos, y sin embargo lo suficientemente fuerte como para inducir el sueño en los adultos cuando se utiliza en forma mas concentrada. Algunas personas recurren a la manzanilla para aliviar una serie de males, desde la ansiedad hasta las úlceras estomacales. Pero cuando se trata de problemas médicos graves como la presión arterial alta, los beneficios de salud del té de manzanilla cuando mucho son indirectos. Siempre busca asesorarte con tu médico sobre el mejor tratamiento para la presión arterial alta, también conocida como hipertensión.

Riesgo

La presión arterial alta puede provocar un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardiaca. Las personas con presión arterial alta o bien pueden tener un alto nivel de presión de la sangre contra las paredes de las arterias cuando late el corazón, que es la presión arterial sistólica, o bien cuando el corazón está en reposo, que es la presión arterial diastólica. Ambas cifras pueden estar elevadas. Los médicos por lo general se refieren a la presión arterial como un número "sobre" un segundo número, o presión sistólica sobre presión diastólica. De acuerdo a la Clínica Mayo, una presión de 120 mm Hg sobre 80 mm Hg o más baja, es el nivel de presión arterial deseada. Algunos médicos consideran que 115 mm HG sobre 75 mm Hg es una meta aún más saludable, de acuerdo a este sitio web. Si tu presión es mayor a 120 mm HG sobre 80 mm Hg, tu médico te puede sugerir medicamentos de prescripción para bajar tus niveles de presión arterial. Hacer más ejercicio y dormir, así como tener una dieta más sana es probable que también formen una parte importante de los consejos de tu médico.

Beneficios de la manzanilla

El té de manzanilla generalmente se elabora de la manzanilla alemana en lugar de la manzanilla romana, a pesar de las dos variedades de hierbas tienen propiedades útiles. Los curanderos consideran a la manzanilla como suave pero efectiva, señala el University of Maryland Medical Center. Tiene pocos efectos secundarios, incluso su fama de promover la relajación es legendaria y se remonta a miles de años. De acuerdo con el UMMC, la infusión de flores secas o frescas de manzanilla puede combatir el insomnio cuando se toma antes de dormir, o aliviar la ansiedad durante el día. Algunas personas también recurren al té de manzanilla para aliviar dolores de estómago o, cuando se enfría y se aplica por vía tópica, sirve para calmar las erupciones cutáneas y llagas en la boca. Dale a los bebés sólo de 1 a 2 onzas de té de manzanilla, y a los niños pequeños alrededor de 4 onzas. Para su uso durante el día, los adultos pueden optar por beber aproximadamente 2 cucharaditas de la hierba infundida en 8 onzas de agua hirviendo unas cuantas veces al día. Utiliza 3 cucharaditas en las fórmulas para dormir.

Beneficios indirectos

La manzanilla no es una de las terapias alternativas específicamente recomendadas para tratar la presión sanguínea alta. Pero para las personas que experimentan picos de presión arterial debido al estrés, el té les puede aportar beneficios indirectos. El té de manzanilla puede ayudar a reducir tus niveles de ansiedad y promover el sueño, dos factores que la Clínica Mayo dice que son clave para mantener los niveles saludables de la presión arterial. El UMMC, además recomienda beber 6 a 8 vasos de agua cada día. Para las personas que disfrutan de beber té, una o dos tazas de té de manzanilla contribuyen a esa recomendación.

Alternativas

El UMMC incluye el té de hibisco en su lista de hierbas potencialmente benéficas para las personas con presión arterial alta. Si tu médico lo aprueba, bebe una taza de té al día. Si cultivas y secas tus propias flores del Hibiscus sabdariffa, infundelas y cuela 2 cucharaditas de la flor por cada porción de 8 onzas del té. La milenrama iraní de la variedad Achillea wilhelmsii, también es prometedora cuando se utiliza en forma de infusión. La Clínica Mayo recomienda además los alimentos o suplementos que contengan ajo, cacao, ácidos grasos omega 3, calcio, aceite de hígado de bacalao, y la coenzima Q10 o el psyllium.

Más galerías de fotos



Escrito por ellen douglas | Traducido por francisco roca