¿Las manzanas aumentan tu glicemia?

Las manzanas son un bocadillo rápido, dulce y crujiente que puede satisfacer simultáneamente tus antojos y entregar nutrientes que el cuerpo necesita para funcionar. Debido a que contienen carbohidratos en la forma de azúcar, las manzanas, en efecto, aumentan tu glicemia, aunque sólo ligeramente. Una manzana mediana es un alimento con un índice glicémico bajo, es decir que libera azúcar lentamente a tu torrente sanguíneo. Si estás contando tus carbohidratos debido a preocupaciones sobre tus niveles de glicemia, come tu manzana con piel. La fibra en la piel reduce la cantidad de carbohidratos netos en esta fruta.

Los carbohidratos no se crean de igual manera

Los almidones y azúcares son carbohidratos que aumentan tu glicemia, mientras que la fibra es un carbohidrato que no lo hace. La piel en las manzanas está hecha de fibra insoluble, que ayuda a la digestión. La cantidad de fibra se cuenta en los carbohidratos totales, pero como la fibra no aumenta tu glicemia, la cantidad de fibra se resta de los carbohidratos totales. Una manzana grande contiene 28 gramos de carbohidratos y 5,8 gramos de fibra. Emparejar carbohidratos con alimentos altos en proteínas (como una manzana con un queso bajo en grasas) es otra manera de evitar que aumente tu glicemia demasiado rápido.

Más galerías de fotos



Escrito por rhonda alexander, ms, ma, cft | Traducido por paula ximena cassiraga