Manualidades de teléfonos para niños

Ya sea con teléfonos tradicionales o celulares, los niños están intrigados por ellos tan temprano como en la infancia. Puedes prevenir que tus hijos jueguen siempre con tu celular, hagan llamadas no deseadas y causen problemas con el teléfono en general, desviando su atención hacia sus propias actividades si les das teléfonos de juguete. Estas actividades no sólo dan a tus hijos sus propios teléfonos de juguete para utilizar, sino que también pueden ayudar a los niños a dominar las habilidades numéricas y enseñarles a marcar el 911 y otros números de emergencia sin poner en riesgo la seguridad de tu teléfono real.

El teléfono de cuerda clásico

El teléfono de cuerda clásico es fácil de armar y crea tiempo de entretenimiento para tus hijos. Basta con tomar dos vasos de plástico resistentes y perforar un pequeño agujero en la parte inferior de cada uno. Pasa un pedazo largo de hilo de pesca a través del agujero en cada vaso, anudándolo en el interior de las copas. La cuerda puede ser tan corta o tan larga como quieras. También puedes hacer que los niños decoren los vasos con pegatinas y otros adhesivos de decoración. Muéstrale a los niños cómo una persona puede hablar en uno de los vasos y la vibración del sonido viaja por la cadena hacia el otro vaso, permitiendo que el otro niño escuche lo que se dijo.

Teléfono de pañuelos

Convierte un pañuelos en un teléfono fijo tradicional. Haz que los niños pinten la caja de pañuelos y deja que se seque durante la noche. Gira la caja de pañuelos hacia abajo y perfora dos agujeros en la parte superior de las esquinas opuestas. Moldea dos limpiadores de pipa en forma de "Y". Pega los limpiadores de pipa en los agujeros para crear el soporte del receptor. Corta una forma de receptor de teléfono de un papel cartulina resistente y que los niños lo coloreen. Perfora la parte inferior de un extremo del receptor, así como también en algún lugar de la caja del teléfono, y pega una cuerda. Cuelga el receptor en el receptor de limpiadores de pipa. Corta nueve cuadrados de colores de papel cartulina y pégalos en el teléfono para crear un teclado numérico. Etiquétalos de uno a nueve. Los niños pueden practicar los números y los colores en el teléfono, así como también practicar llamar al 911 y memorizar tu número de teléfono celular.

Práctica de números de teléfono con papeles

Corta un rectángulo de papel cartulina resistente. Dibuja un cuadrado en la parte superior del rectángulo para crear la pantalla. Utiliza las pegatinas redondas que se venden en tiendas de suministros de oficina debajo del rectángulo para crear los botónes de los números, a continuación, dibuja pequeños agujeros en la parte inferior que serán el altavoz del teléfono. Escribe números de teléfono importantes, como el número de la casa, el teléfono celular, 911 y otros números de emergencia en pequeñas hojas de papel de notas para pegar. Haz que tu hijo practique marcar estos números, poniendo un papel de nota en el rectángulo de la pantalla. Intercambia los diferentes números para que puedan aprenderlos todos. También se puede poner al niño a prueba con escenarios en juegos de rol. Puedes decir, "marca el número a llamar si mamá se cae y no se despierta". Tu hijo puede mirar todos los números en los papeles de nota, y elegir el que dice "911" en él y presionar los números de las pegatinas.

Teléfono de arcilla

Haz que tus hijos creen sus propios teléfonos célulares con arcilla para manualidades. Se puede utilizar cualquier tipo de arcilla o masa de material que se endurezca al secarse. Ayuda a tus hijos a formar pequeñas piezas de barro para que parezcan un teléfono celular sin tapa. Usando un teléfono real como modelo, ayuda a tu hijo a pintar la arcilla con pintura acrílica no tóxica. La parte anterior puede ser creativa y colorida, al igual que en los protectores que se pueden comprar para tu teléfono celular. Puedes incluso encontrar pintura de acrílico brillante en tiendas de arte. En la parte frontal, muestra a los niños cómo pintar una pantalla y los cuadrados de los números del uno a nueve, así como los botones de "silencio", "hablar", y "colgar". Los niños también pueden pintar un mensaje de texto en la pantalla si lo desean. Deja que la arcilla se seque por completo antes de que los niños jueguen con los teléfonos.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por lucia ayala