Manualidades para familias sustitutas

Completar un proyecto de arte con tu hijo adoptivo puede ser una gran experiencia de vinculación, especialmente a medida que están tratando de llegar a conocerse. Los niños que no se sienten cómodos hablando directamente contigo están a menudo más dispuestos a abrirse cuando están ocupados trabajando en un proyecto y no se sienten como si estuvieran siendo presionados para compartir información acerca de su pasado. Si estás buscando un buen proyecto de arte para trabajar con tu hijo adoptivo, cualquier cosa que le ayude a sentirse como parte de la familia es una excelente opción.

Libro de la vida

Los libros de la vida son una de las artesanías más populares para los niños adoptivos. El mismo es un álbum personal que incluye la misma información general que encontrarías en un libro de recuerdos de cualquier otro niño, así como información acerca de las experiencias del niño en hogares de crianza. Por ejemplo, además de páginas sobre la familia biológica del niño, puede tener páginas con información acerca de las familias sustitutas previas que han cuidado del niño u otros niños adoptados que se han convertido en amigos muy especiales. Si no tienes acceso a fotos, puedes hacer que dibuje imágenes para representar los temas que se están discutiendo. El objetivo es conseguir que hable sobre sus experiencias durante la creación de un recuerdo significativo que puede agregar a medida que crece. El libro de la vida puede ayudarlo a explorar su sentido de sí mismo y ayudarle a conectarse con su pasado.

Porta retrato

Si no conoces lo suficiente acerca de tu hijo adoptivo para hacer un libro de vida o el niño es demasiado joven para manejar un proyecto tan involucrado, considera decorar un marco de madera con pintura, botones o abalorios. Toma una fotografía donde estén juntos y coloca el porta retratos en un estante especial a la vista en tu casa. Añade nuevas fotografías periódicamente y dale a tu hijo adoptivo el porta retratos y las copias de las fotos cuando sea hora de que se vaya de tu casa.

Decorar la habitación

Los niños adoptivos a menudo no tienen una gran cantidad de objetos personales, por lo que es bueno ayudarlo a hacer algo para personalizar su cuarto. Ayúdalo a pintar una caja de madera con un diseño colorido para proporcionarle un lugar especial para guardar pequeños recuerdos, o decora una funda de almohada con marcadores para tela o con crayones para tejidos. Puedes usar cinta adhesiva modelada o cinta washi para decorar las latas vacías que puedan ser pegadas para hacer una unidad de almacenamiento de artesanías y artículos escolares.

Vajilla personalizada

El simple hecho de disfrutar de una comida en familia es algo que muchos niños adoptivos no han podido experimentar. Hazle comidas divertidas, haciendo que ellos decoren manteles individuales de papel. Lamínalos para que sean reutilizables y sácalos cada noche. Los niños mayores pueden disfrutar visitando un lugar de pinta tu propia cerámica para decorar una taza especial o un plato que pueda utilizar durante las horas de las comidas, sólo asegúrate de que el artículo sea seguro para colocar comida en lugar de clasificarlo sólo como decoración.

Peldaños de jardín

Si tu familia adopta varios niños, comienza una tradición de hacer peldaños para tu jardín con el nombre de cada niño y la impresión de sus manos. A los niños les encantará ver un recordatorio visual donde se tienen en cuenta como parte de la familia. Compra una bolsa de cemento de una tienda local de mejoras para el hogar. Rocía una vieja olla redonda con WD-40 y espolvoréala con arena para utilizarla como molde. Mezcla el concreto, luego viértelo en el molde. Alisa la superficie con una llana. Deja que el cemento se asiente cerca de 20 minutos. Presiona suavemente las manos del niño en el centro de la piedra. Ayúdalo a poner perlas, conchas, mosaicos u otros acentos como desees. Escribe su nombre y la fecha en la esquina de la piedra.

Más galerías de fotos



Escrito por dana hinders | Traducido por priscila caminer