La mantequilla y una dieta sana

Cuando se trata de comer sano, puedes preguntarte donde encaja la mantequilla. Con su lista de ingredientes corta y natural, la mantequilla sin duda se ve mucho más saludable que otras grasas para untar tales como la margarina. Pero la mantequilla termina como un alimento limitado en la mayoría de las dietas saludables. Si quieres comer mejor y seguir comiendo mantequilla, es posible que tengas que hacer algunos sacrificios alimenticios para que encaje.

Básicos de una dieta saludable

No es difícil averiguar qué alimentos constituyen una dieta saludable. La mayoría de las organizaciones de salud recomiendan comer más frutas, verduras y granos enteros; haz tus elecciones de lácteos bajos en grasa o sin grasa, y come una variedad de alimentos ricos en proteínas que incluyan más mariscos y fuentes no animales. También debes limitar tu consumo de grasas sólidas, como la carne y los alimentos como la mantequilla rica en grasas, y en su lugar obtener la grasa de origen vegetal como el aceite de oliva y frutos secos.

Nutrición de la mantequilla

A pesar de que la mantequilla es un alimento natural elaborado con leche de vaca, que es 80 por ciento de grasa de leche. Consumir exceso de grasa en tu dieta aumenta el riesgo de enfermedades crónicas, tales como enfermedades del corazón, y los adultos deben limitar su consumo de 20 a 35 por ciento de las calorías. Una cucharada de mantequilla contiene 100 calorías, 11 gramos de grasa total y 7 gramos de grasa saturada. La mantequilla batida, que es la mantequilla con aire en ella, es un poco mejor, con 70 calorías, 7 gramos de grasa total y 5 gramos de grasa saturada por cucharada.

Información sobre las grasas saturadas

No es tanto la cantidad total de grasa en la mantequilla lo que hace que sea tan mala, 1 cucharada de aceite de oliva, una grasa saludable, tiene 13,5 gramos de grasa total, de grasa saturada. La grasa saturada no es un nutriente esencial, lo que significa que tu cuerpo es capaz de producir lo suficiente de lo que necesita. El consumo elevado de grasas saturadas de tu dieta aumenta los niveles de colesterol LDL, que es el colesterol malo, y el riesgo de enfermedad cardíaca.

Un poco está bien

La Dietary Guidelines for Americans de 2010 recomiendan limitar la ingesta de grasas saturadas a menos del 10 por ciento de calorías. En una dieta de 2.000 calorías, lo que significa no más de 22 gramos al día. Por lo tanto, si debes consumir mantequilla, todavía puede encajar si permanece dentro de los límites recomendados. Pero eso significa que hay que reducir la ingesta de grasas saturadas por otras fuentes, incluyendo la carne alta en grasa y aves de corral y los productos lácteos ricos en grasa. Usar mantequilla batida en lugar de mantequilla regular también puede ayudar a mantener tu consumo de grasas saturadas bajas.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por verónica sánchez fang