Cómo mantenerte lejos del drama de tu adolescente

Puede que aún recuerdes el drama de tus días de secundaria. Después de todo, todo el drama adolescente es cosa de las leyendas de Hollywood. Pero sin importar qué tan normal sea el drama adolescente, este puede ser un motivo de preocupación para los padres. Puede ser duro ver como tu adolescente soporta lo que parecen ser interminables discusiones, apodos y pobres actividades sociales; sin embargo, es posible para los padres mantenerse fuera del drama adolescente.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Comprende la posición en la que se encuentra tu adolescente. Considera los cambios químicos en el cerebro que puedan causar drama asociado con los años de adolescencia. Las investigadoras Laura Kastner y Elizabeth McCauley escriben en el "Textbook of Clinical Pediatrics" que durante la adolescencia, se lleva a cambio un reacomodo estructural en la corteza prefrontal, la parte del cerebro que controla las decisiones racionales y que debido a esto, los adolescentes toman decisiones utilizando la región emocional del cerebro en vez de la cognitiva.

  2. Mantente tranquilo. Según Karen Alonge, una especialista en comunicación, los padres necesitan mantener la calma cuando escuchen a sus adolescentes. Si tu adolescente se irrita ante algo, escucha con calma lo que tenga que decir. Cuando se calme, discute el problema con ella. Al hablar con tu adolescente mientras está calmado, le estarás dando una oportunidad de pelea a su debilitada corteza prefrontal para que supere a su región emocional del cerebro, indica Alonge.

  3. Déjalo ir. Barbara Greenberg y Jennifer Powell-Lunder del sitio web Talking Teenage indican que a menudo los padres se involucran mucho más en el drama adolescente que los adolescentes mismos. Los padres necesitan entender que el drama es un hecho natural en la vida del adolescente, hecho que la mayoría de los adolescentes aceptan. Los padres deberían respetar las decisiones de sus hijos en cuanto a amigos y validar sus sentimientos sin interiorizar el drama ellos mismos, según Greenberg y Powell-Lunder.

  4. No te preocupes por cosas menores. Mucho del drama adolescente sucede en el hogar. Greenberg y Powell-Lunder explican que los padres deben decidir qué problemas discutir con sus adolescentes y cuales dejar pasar. Por ejemplo, un cuarto desordenado puede molestar a un padre, pero puede no valer la pena la discusión que asegure que el adolescente lo mantenga limpio. Sin embargo, si tu adolescente continuamente cierra las puertas de un golpe, esto puede afectar el humor del hogar entero, por lo que puedes decidir que este comportamiento es inaceptable y necesites tratarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly burch | Traducido por martín emiliano vergé