Cómo mantenerse en forma con el plan de comidas de la universidad y evitar las 15 libras del novato

La universidad es un tiempo de expandir la mente, los conocimientos y para muchos estudiantes, expandir la cintura. "The freshman 15" (Las 15 libras del estudiante de primer año); no son un mito: el estilo de vida estresante, los bocadillos al estudiar de noche tarde, la falta de ejercicio y la comida alta en calorías de los dormitorios dejan a muchos de estudiantes de licenciatura en ciernes luchando contra el volumen. Aunque el aumento de peso de los estudiantes de primero es común, no es inevitable. Escogiendo tus alimentos y actividades sabiamente, puedes terminar tu primer año de universidad tan delgado como comenzaste.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Centra tus comidas en alimentos bajos en calorías, como frutas, ensaladas, proteínas magras y cereales; sólo porque estás fuera de casa no significa que puedes esquivar las verduras. La mayoría de los comedores ofrecen una mezcla de comida de alto contenido de grasa y opciones de alimentos más saludables, así que opta por estos últimos siempre que sea posible. Una noche ocasional de pizza no será un desastre para tu peso, pero consumir de forma rutinaria alimentos con alto contenido calórico si lo será.

  2. Vigila el tamaño de tus porciones. Muchos planes de comidas de universidades ofrecen platos grandes y opciones de menús de "todo lo que puedas comer", que son las principales oportunidades para sobrealimentarte. Presta atención a tus señales de hambre y plenitud, y para de comer cuando estés satisfecho, no necesariamente cuando tu plato esté limpio.

  3. Limita el uso de condimentos ricos en calorías y aderezos como mantequilla, margarina, mayonesa, aceite, aderezos para ensaladas totalmente grasosos, mantequilla de maní, salsa, queso crema y crema agria. Estos artículos pueden aumentar rápidamente el contenido calórico de tus comidas, lo que te lleva a aumentar de peso poco a poco.

  4. Come lentamente y tomate bastante tiempo para cada comida. Según el UCLA Student Nutrition Action Committee (Comité de acción para la nutrición estudiantil de la UCLA), puede tomar hasta 20 minutos ante de que las señales de plenitud lleguen a tu cerebro cuando estás comiendo, por lo que es difícil de medir tu verdadero hambre cuando engulles un plato de comida justo antes de la clase. No comas apurado y tómate el tiempo de saborear cada bocado que llegue a tu lengua.

  5. Evita saltarte comidas, especialmente el desayuno. Irónicamente, perderte comidas puede hacer que estés famélico más tarde, impulsándote a elegir malos alimentos y a comer de más. Seguir un horario consistente de comidas calmará tu apetito y te hará más fácil elegir los platos saludables del menú.

  6. Escoge bebidas bajas en calorías. La comida no es la única culpable del aumento de peso que hay que vigilar: el exceso de calorías también puede esconderse en tu dieta en las gaseosas, batidos, licuados, jugos de fruta y café con azúcar. Limita tu ingesta de bebidas calóricas y elige agua, té o bebidas dietéticas cuando sea posible.

  7. Participa en actividades físicas como correr, nadar, deportes de equipo o entrenamiento con pesas. Aun cuando consumas una dieta saludable, mantenerte activo es fundamental para evitar que las libras acumulen encima y, a diferencia de la escuela secundaria, la universidad no siempre incluye tiempos de actividad estructurada como ejercicio físico. Si el tiempo es demasiado inclemente para realizar actividades al aire libre, la mayoría de las universidades tienen gimnasios o instalaciones deportivas disponibles para los estudiantes.

Consejos y advertencias

  • Para preparar las sesiones de estudio nocturnas, ten el mini refrigerador de tu habitación surtido de tentempiés saludables como vegetales con hummus, yogur descremado y fruta. Esto te asegura que no hagas una corrida a medianoche a la máquina de aperitivos o al local de comidas rápidas.
  • Además de tener muchas calorías, el alcohol puede afectar tu juicio, despertar el hambre y animarte a hacer malas elecciones de alimentos. Evita el consumo excesivo de alcohol para frenar el aumento de peso relacionado con el alcohol. Si sientes que desarrollas una relación enfermiza con la comida, como hacer dieta excesivamente o comer por razones emocionales, considera contactar a un psicólogo o consejero escolar.

Más galerías de fotos



Escrito por denise minger | Traducido por frances criquet