Cómo mantenerse en forma con un empleo de escritorio

La obesidad está a la alza en los Estados Unidos y en el resto del mundo. Las agendas saturadas generalmente juegan un papel importante en la inhabilidad de las personas para permanecer en forma. Si pasas la mayor parte de tus días sentado detrás de un escritorio, podría ser un reto mantenerte activo en el trabajo. Sin embargo, las buenas noticias son que con unos cuantos simples pasos puedes aliviar el aburrimiento, hacer más amigos y permanecer en forma con un empleo de escritorio.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Zapatos cómodos
  • Botella de agua
  • Bocadillos saludables
  • Almuerzo hecho en casa

Instrucciones

    Aumenta tu nivel de actividades

  1. Camina unas cuantas calles adicionales durante tu rutina diaria. Si tomas el transporte público, considera utilizar una parada que se encuentre a unas cuantas calles de tu casa, para que puedas caminar para tomar el tren o el autobús. Haz lo mismo en tu regreso del trabajo para tener varios minutos de ejercicio diario. Si conduces al trabajo, estaciona tu auto en el lugar más lejano y camina a la entrada.

  2. Levántate de tu silla cada 30 minutos aproximadamente y camina por unos cuantos minutos. Si quieres hablar con un colega, ve a su escritorio en lugar de utilizar el teléfono o enviar un correo electrónico. Si necesitas moverte dentro del edificio, toma las escaleras en lugar del elevador. Considera hacer equipo con un amigo en el trabajo para tomar descansos regulares para ejercitarse y mantenerse motivados.

  3. Utiliza el gimnasio o la alberca si tienes una disponible cerca del trabajo. Dedica tu hora del almuerzo a realizar alguna actividad física. Si no cuentas con instalaciones de acondicionamiento físico, camina por tu vecindario o sube y baja escaleras si el clima lo permite.

  4. Revisa tu postura para asegurar que te sientes con la espalda recta y tus hombros hacia atrás. Evita jorobarte o agacharte en el escritorio. Puedes realizar varios estiramientos simples y ejercicios durante el día en tu asiento. Estira tu cuello mirando hacia arriba, abajo, izquierda y derecha. Gira tus muñecas, tobillos y hombros cada hora aproximadamente. Esto evitará padecimientos como el síndrome del túnel carpiano y várices en las piernas. Trabaja tu abdomen y glúteos contrayendo los músculos, sosteniendo y después soltándolos. También puedes realizar ejercicios Kegel durante el día para fortalecer los músculos pélvicos.

    Cuida lo que comes

  1. Ahorra dinero y disminuye las calorías llevando tu propio almuerzo. Guarda los viajes a lugares de comida rápida y restaurantes para ocasiones especiales. Al limitar la ingesta de comidas en restaurantes, también estarás disminuyendo el sodio, azúcar y grasas. También serás menos propenso a ceder ante la tentación de comer postre si no comes fuera.

  2. Aléjate de las máquinas dispensadoras y lleva pequeños bocadillos al trabajo. Algunas opciones saludables son manzanas, zanahorias y yogur libre de grasas. Los antojos son comunes, especialmente durante la tarde. Para combatirlos y evitar caer en tentaciones, mantén un pequeño paquete de nueces o de galletas o papas de 100 calorías en tu escritorio y restríngete a un solo paquete al día.

  3. Bebe mucha agua durante el día y rellena tu botella caminando hacia los bebederos. Esto te mantendrá alerta e hidratado durante todo el día. El agua también te hará sentir satisfecho y evitará que te de hambre prematuramente, así como los antojos.

Más galerías de fotos



Escrito por lakshmy nair | Traducido por luis bernardo