Cómo mantenerse en forma durante la época de fiestas

Mantenerte en forma durante las vacaciones puede parecer una tarea imposible. Todos los alimentos deliciosos que van de la mano con los días de fiesta son difíciles de resistir; además de que es posible que no tengas ni el tiempo ni la motivación para cumplir con tu rutina de ejercicio regular durante esta temporada. Las compras de temporada, la planificación de las reuniones, la preparación para recibir a las visitas y muchas otras diligencias se combinan para debilitar tu resolución y enviar tu fuerza de voluntad de paseo por el Polo Norte. No obstante, hay muchas estrategias que pueden ayudarte a navegar por los obstáculos y a mantenerte en forma durante las fiestas par que no tengas nada que lamentar al finalizar la temporada.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Establece el objetivo alcanzable de simplemente mantener tu peso actual, y considera un éxito llegar a enero sin libras de más. Perder peso es bastante difícil durante la temporada de fiestas. Aunque en general el aumento durante esta temporada es de alrededor de 1 libra para el promedio, puede ser de hasta 5 libras o más para quienes ya tienen con sobrepeso u obesidad, advierte un estudio del año 2000 publicado en "Nutrition Reviews". No obstante, no creas que estás fuera de peligro si tan sólo ganas una libra. El estudio también encontró que esa libra extra por lo general no desaparece, y que por tanto suele terminar sumando más de la mitad de ese aparentemente raro aumento de peso anual que ocurre en los adultos.

  2. Navega entre las reuniones con prudencia. Toma una merienda alta en proteína con un poco de anticipación para no comer tanto. Piensa por ejemplo, en la carne seca; que sorprendentemente tiene muy pocas calorías, pero aporta muchas proteínas que te harán sentir llena. También puedes elegir algo de requesón y fruta. De cualquier manera, seguro vas a comer menos durante la cena o buffet de la reunión.

  3. Guarda lo mejor para el final. Mantenerte en forma no significa que tengas que privarte de golosinas y delicias de temporada, sino más bien, que las guardes para el final. Si comes primero ensaladas, frutas y verduras con aderezos y salsas bajos en grasa, será menos probable que te excedas con los dulces y las comidas cargadas de calorías que suelen conformar las comidas durante las fiestas.

  4. Disminuye la cantidad de lo que comes para ahorrar calorías. Por ejemplo, si van a ofrecer pastel de calabaza después de la cena, sáltate el puré de patatas con salsa cuando tomes tu sándwich del almuerzo. La temporada de fiestas está llena de convivios y fiestas, y saltarse comidas completas para ahorrar calorías puede volverse en contra de tus objetivos, advierte la Federal Occupational Health. De esta manera, probablemente terminarás tan hambrienta, que para el momento en que los rollos de carne y los postres te rodeen, comerás en exceso y cualquier beneficio que ya hayas percibido, desaparecerá por completo.

  5. Prémiate por ejercitarte. Mantén la motivación por ejercitarte dándote un incentivo. Las pequeñas cosas que haces por ti son a menudo las primeras en ceder ante la fiebre de las fiestas. Así que, cuando puedas colar tu entrenamiento en tu ajetreado día, no dudes en mimarte. Toma una ducha extra larga. Ve tu programa favorito en el DVR o recuéstate en cama con un buen libro. En medio de la conmoción de las fiestas, debes recordar cuidar de tu persona y tu cuerpo.

  6. Mantente activa. Algunos días, simplemente no serás capaz de incluir tu rutina de ejercicio en tu horario de vacaciones, así que usa las escaleras en vez del ascensor. No conduzcas si puedes caminar. Acelera el paso mientras estás comprando los regalos y da un paseo alrededor de la manzana después de la cena o incluso antes. Cada pequeña acción se sumará para mantenerte en forma y para librarte de las libras extra que vienen con la temporada.

Consejos y advertencias

  • Ejercítate temprano en el día, cuando es más probable que estés motivada. Si ya has quemado algunas calorías, te sentirás menos culpable cuando te tumbes en el sofá con una galleta de azúcar al final de un largo día de ajetreo de temporada.

Más galerías de fotos



Escrito por kira jaines | Traducido por pei pei