Cómo mantenerse delgado y en forma a los 40

El momento de apagar las velas de la torta al celebrar los 40 años puede inducirte a la reflexión, y es probable que algunos de esos pensamientos introspectivos estén conectados con temas de salud. A esta edad, puede resultar difícil mantenerse delgado y en forma, debido al metabolismo más lento y a la vida ajetreada. Sin embargo, con un enfoque correcto en cuanto al ejercicio y a la dieta, es posible que la década de los 40 sea la más saludable de tu vida.

Mantenerse activo


Introduce cambios en el estilo de vida.

La ejercitación regular representa un rol integral para ayudarte a estar en forma a medida que envejeces. Para evitar acumular libras a los 40, esfuérzate para mantenerte activo varias veces por semana. Intenta realizar al menos 2,5 horas de ejercicios aeróbicos de intensidad mediana, con el fin de quemar calorías a través de actividades como natación, trote, baile y bicicleta. Realiza de dos a tres entrenamientos de fuerza para mantener tu cuerpo entrenado y resistente. Aún si careces del tiempo suficiente, los ejercicios hogareños para reducir el peso corporal también son adecuados. Además, estos ejercicios también pueden mejorar el estado de ánimo, lo cual será ideal si tu trabajo es estresante.

Sí al agua, no a los refrescos


Adopta una dieta saludable.

Con frecuencia, resulta difícil mantenerse en forma, a menos que asumas un rol activo con respecto a tu dieta. No te sientas presionado para adoptar una dieta formal. En su lugar, realiza cambios inteligentes y sustentables con respecto a las comidas y bebidas que consumes. Elimina las comidas fritas, consume postres sólo de manera ocasional, evita los refrescos azucarados y bebe alcohol con moderación. Evita comprar bocadillos que puedan interferir con tus esfuerzos de entrenamiento; en su lugar, come frutas y vegetales, y consume agua de manera frecuente durante el día.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por sofia elvira rienti