Cómo mantener tus pies abrigados mientras haces esquí

Los pies fríos no solo son incómodos, sino que causan estragos en la técnica de esquí. Los movimientos del esquí primarios inician en los pies y los tobillos. Cuando tus pies se quedan demasiado fríos para hacer movimientos de esquí de motricidad fina, tu cuerpo se apoya en tus grupos musculares más grandes para iniciar los giros. Las vueltas se vuelven patinadas, descuidadas y desequilibradas. Abrigarse los pies en la montaña es una tarea difícil debido a que tus pies pueden estar fríos por una serie de problemas relacionados o no relacionados. Tener botas que no quedan bien por lo general causa mala circulación y el uso de la clase incorrecta de calcetines puede causar pies fríos. Solucionar todos los posibles problemas es la mejor estrategia.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Botas de esquiar
  • Plantillas moldeadas a medida
  • Calcetines de esquí
  • Calentadores de pies
  • Guantes de media

Instrucciones

  1. Visita a tu botero local y pídele que coloque plantillas personalizadas. Las plantillas personalizadas aseguran un ajuste de bota apropiado, que a su vez aumenta la circulación en tus pies.

  2. Usa medias de esquí específico hasta la pantorrilla. Si bien puede ser contrario a la intuición, los calcetines finos mantener los pies más calientes que los más gruesos. Los gruesos hacen que tus pies transpiren. Los pies sudorosos están mojados. Los pies mojados se enfrían.

  3. Compra un paquete de calentadores de dedos desechables. Están disponibles en la mayoría de las tiendas de esquí. Saca los calentadores del paquete y sacúdelos para exponerlos al aire. Luego ponlos por encima de tus dedos del pie, sobre los calcetines de esquí.

  4. Usa los músculos de los pies y los tobillos. Inicia los giros inclinando un pie sobre tu dedo pequeño del pie y el otro pie en tu dedo gordo del pie. Mientras más se muevan tus pies y tobillos, más calientes estarán.

  5. Usa guantes de bota. El editor de equipo de On The Snow, Allen R. Smith, sugiere que estas fundas de neopreno de peso ligero, que se colocan sobre la bota, proporcionan una solución de baja tecnología para los pies fríos en la montaña.

  6. Balancea tus piernas y pies mientras vas en el ascensor. Esta actividad trae circulación y calor en las piernas, los pies y los tobillos.

Consejos y advertencias

  • Si estas soluciones no funcionan, invierte en un calentador de botas portátil. Un calentador portátil de botas viene con baterías recargables y actúa como una manta eléctrica dentro de tus forros de bota.
  • Evita apretar los dedos de los pies. Apretarlos es una respuesta de miedo común, pero corta la circulación a tus pies.
  • El esquiador experto de backcountry Lou Dawson advierte que con botas demasiado apretadas cortas la circulación y haces que los pies estén fríos.
  • La compensación de las botas demasiado grandes apretando las hebillas también puede cortar la circulación.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa mercer | Traducido por lucia ayala