Cómo mantener tus pies saludables y evitar que se escamen

A menudo, tus pies tienen un papel ingrato en tu vida. Están sujetos al abuso diario como el calzado incómodo, las bacterias, los hongos y el desgaste diario. No es de extrañar que la descamación de la piel a veces aflija a tus pies. Mimar a los dedos de tus pies y darles un descanso ayuda a suavizar los bultos, los callos y otras dolencias que causan enfermedades del pie incluyendo las uñas encarnadas y diversas infecciones.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Remoja tus pies en agua caliente durante cinco a 10 minutos, y luego usa una piedra pómez para pulir suavemente la piel. La piedra pómez es muy abrasiva, por lo que debes ajustar la intensidad de la presión con la que aplicas la piedra. Concéntrate en las zonas propensas a pelarse, incluyendo los talones, los lados y las puntas de los pies. Lava tus pies para eliminar el exceso de piel.

  2. Cubre tus pies con una crema emoliente para pies, que contenga vitamina E, manteca de karité y aceite mineral, y luego ponte un par de calcetines hasta que la crema hidratante se absorba en la piel. Aunque a veces estén olvidados, los pies necesitan humedad al igual que el resto de tu piel. Usar calcetines después de aplicar la loción aísla y calienta la humedad para lograr una mejor penetración y conseguir que tus pies estén más suaves.

  3. Córtate las uñas de los pies correctamente para evitar el dolor de las uñas encarnadas y promover unos pies más saludables. Las uñas se encarnan cuando la uña crece en la piel a lo largo de uno de sus lados. Recortar las uñas demasiado cortas, permitirles crecer demasiado o recortarlas en una forma redondeada aumenta el riesgo de tener uñas encarnadas. En su lugar, cortalas en línea recta, manteniendo el largo de los dedos.

  1. -

  2. -

  3. -

  1. -

  2. -

  3. -

Consejos y advertencias

  • -
  • -

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por eliana belen doria