Cómo mantener a los niños hidratados cuando están vomitando

Vomitar repetidas veces siempre lleva consigo el potencial de la deshidratación. Dado que los niños más jóvenes tienen menos fluidos que perder y son más susceptibles a la deshidratación, es esencial iniciar medidas de prevención temprana, antes de que los síntomas tengan la oportunidad de desarrollarse. Nunca tengas miedo de ponerte en contacto con tu médico si tienes preguntas o si tu niño está vomitando dos a tres veces por hora durante varias horas. Sin embargo si el vómito ocurre con menos frecuencia, puedes tomar medidas en casa para mantener a tu hijo hidratado y ayudarle a que se sienta más cómodo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Cucharita
  • Agua o pedacitos de hielo
  • Solución de rehidratación oral
  • Azúcar
  • Sal
  • Consomé
  • Bebidas de frutas no carbonatadas
  • Barras de jugo congelado

Instrucciones

  1. Comienza con algo pequeño y trabaja para aumentarlo. Ofrécele a tu hijo una cucharadita de líquido cada minuto a unos pocos sorbos cada dos o tres minutos, incrementa la cantidad que le ofreces lentamente y sólo si no vomita de nuevo, si lo hace, espera otra vez y luego empieza de nuevo, esta vez dándole sólo la mitad de la cantidad original .

  2. Ofrécele agua sola, hielo picado o leche materna sólo si el niño vomita una vez o dos veces. De lo contrario, reemplaza los alimentos que le pueden causar deshidratación dándole a tu hijo una solución rehidratante oral en lugar de agua del grifo. Compra líquidos de rehidratación comerciales, o haz tu propia solución combinando 8 cucharaditas de azúcar y 1 cucharadita de sal en 4 tazas de agua tibia, de acuerdo a los que sugiere el sitio web FamilyDoctor.org.

  3. Ajustar el líquido para aumentar el nivel de tolerancia de tu hijo y la preferencia por el sabor. Comienza con agua o una solución rehidratante, a continuación añade poco a poco consomé, bebidas de frutas sin gas o barras de jugo congelado.

Consejos y advertencias

  • Si haces tu propia solución rehidratante, dale a tu hijo un plátano en cuanto pueda mantener alimentos sólidos, para reemplazar el potasio perdido.
  • Mide y registra la cantidad de líquido que le das a tu hijo, así como cuándo y cuánto tiempo lo mantiene. Esta información puede ser valiosa si al final llevas a tu hijo al médico.
  • Espera de 30 a 60 minutos después de que tu hijo vomita antes de ofrecerle líquidos. Esto disminuye las posibilidades de que vaya a perder más líquido del que se toma al vomitarlo de nuevo, y disminuye las posibilidades de deshidratación.

Más galerías de fotos



Escrito por jackie lohrey | Traducido por francisco roca