Cómo mantener limpias tus zapatillas de baloncesto

La suciedad y el lodo que se quedan en las suelas de tus zapatillas de baloncesto pueden disminuir tu desempeño en la cancha. No es solamente que la tierra deje ver que estuviste en la cancha, sino que también puede hacer que pierdas tracción durante el juego. Un par de zapatillas de baloncesto sucias también le da mal aspecto a tu apariencia personal. Un uniforme brillante y bien lavado puede ser opacado por un par de zapatillas de deporte sucias. Saber cómo limpiar tus zapatillas de baloncesto puede asegurar que ofrezcas tu mejor apariencia y ayudarte a evitar lesiones durante el juego.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Retira cualquier suciedad seca y suelta que se encuentre pegada a las suelas de las zapatillas de baloncesto con un cepillo duro. Un cepillo para botas hará un gran trabajo para este proceso, ya que debes frotar el cepillo hacia atrás y hacia adelante sobre las suelas. Lleva a cabo este paso afuera para evitar ensuciar el interior de tu hogar.

  2. Coloca las zapatillas de baloncesto en un fregadero y frota las suelas con un paño húmedo para eliminar cualquier residuo de suciedad. Enjuaga el paño frecuentemente con agua limpia para eliminar la suciedad acumulada. Continúa el proceso de limpieza de las suelas hasta que ya no haya más signos de suciedad.

  3. Limpia la parte superior y los lados de las zapatillas de baloncesto con un paño húmedo para eliminar la suciedad que se ha acumulado en estas áreas. Puedes añadir un poco de jabón para lavar platos a una esponja húmeda de fregadero para quitar manchas difíciles. Enjuaga periódicamente la esponja para eliminar la suciedad. Continúa el proceso de fregar y enjuagar hasta que las manchas desaparezcan.

  4. Humedece una esponja de espuma de melamina y pásala ligeramente por el exterior de las zapatillas de baloncesto. La esponja de melamina puede ayudarte a quitar las manchas de grasa o alquitrán, así como cualquier otra suciedad. Puedes comprar esponjas de espuma de melamina en el pasillo de limpieza de los supermercados.

  5. Seca las zapatillas de baloncesto con un paño suave. Elimina la mayor cantidad posible de humedad con el paño y coloca las zapatillas en un lugar caliente para que se sequen bien. Después, una vez que ya estén secas las zapatillas de baloncesto, puedes aplicarles un poco de crema para calzado para eliminar cualquier evidencia adicional de desgaste.

Consejos y advertencias

  • Puedes comprar más de un par de zapatillas de baloncesto y utilizar un par para la cancha cubierta, otro para la cancha al aire libre y uno más para trabajar en el jardín y para el uso diario.
  • Si los cordones del calzado comienzan a verse un poco desgastados, cámbialos y te sorprenderá lo mucho que pueden mejorar la apariencia de tus zapatillas de baloncesto.
  • Mantén un paquete de toallitas de bebé en tu bolsa de deporte. Puedes utilizarlas para limpiar tus zapatillas de baloncesto cada vez que los usas.
  • No debes lavar las zapatillas de baloncesto en la lavadora automática o sumergirlas completamente en agua, ya que corres el riesgo de que se encojan o dañes al material.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por josué miraflores m