Cómo mantener húmeda tu boca al correr

Cuando corres a paso rápido y aumentas tu ritmo cardíaco y de respiración, transpiras y pierdes fluidos. Si no recuperas tales pérdidas de forma apropiada será muy probable que tengas sed y sientas la boca seca. Tomar suficiente agua antes, durante y luego de correr te ayudará a mantener húmeda tu boca. Si tu boca seca de modo crónico interfiere con tus corridas, entonces consulta a un médico.

Ración de agua

La mayoría de la gente subestima la cantidad de agua que necesita beber al correr. Comprende cuáles son tus necesidades de hidratación en particular para ayudar a evitar que tu boca esté seca y que se deshidrate. Los velocistas usualmente necesitan más agua que quienes corren lentamente para reemplazar un alto volumen de pérdida por la transpiración ya que estos últimos últimos pueden no sufrirla al comparar corridas de la misma duración. Si una persona usualmente pierde 2 libras durante una maratón, esto significa que debe beber la misma cantidad para reemplazar las pérdidas de fluidos y minimizar la deshidratación y la sequedad en la boca.

Crea un plan de hidratación

Para hallar cuánta agua necesitas beber para evitar que tu boca se seque por deshidratación, determina tu ritmo de transpiración. Pésate desnudo. Ponte la ropa normal y ve a correr. No bebas nada durante la prueba de deshidratación. Al volver a tu casa, desvístete, sécate y pésate de nuevo. Nota cuál es el monto de la pérdida de peso para hallar cuánto debes beber al correr para ayudar a que tu boca se mantenga húmeda y para evitar la deshidratación. Según el sitio web BoiseRunWalk, beber entre 6 y 8 onzas de líquido por cada 20 minutos de corridas a larga distancia, generalmente, te mantiene hidratado.

Bebe antes de atarte los cordones

Para minimizar la sequedad de tu boca y la deshidratación al correr, especialmente cuando la temperatura y la humedad son altas, bebe 10 a 20 onzas una o dos horas antes de salir. Un corredor hidratado correctamente también tendrá un mejor rendimiento e incluso correrá más rápidamente que su competidor deshidratado, según Human Kinetics.

Derribando mitos

La goma de mascar no mantendrá tu boca húmeda al correr. De hecho, se convierte en un peligro ya que puedes ahogarte si accidentalmente la tragas. De manera similar, respirar por tu nariz mientras corres no mantendrá tu boca húmeda. Aunque respirar por tu nariz puede ayudarte cuando la temperatura y la humedad son bajas, es muy incómodo respirar por la nariz cuando aumentas el ritmo de la corrida y de respiración. Según James Shaffrath, MD, cuando respiras entre cuatro y seis veces más que tu ritmo normal, debes respirar por la boca.

Más galerías de fotos



Escrito por tina boyle | Traducido por aurelius smith